Fue uno de los temas del fin de semana en las redes. El cruce entre Marcelo Salinas, padre del nene de 13 años que mató a un ladrón, con Daniel Scioli en la mesa de Mirtha Legrand, lo expuso más de lo que esperaba.
"No soy mediático ni me interesa. Lo que pasó fue muy fuerte. Llegué a tener pajaritos en el estómago pero tenía que poner el 10% de lo que puso mi hijo y cantarle las 40 a Scioli. Esto no podía quedar así". Marcelo Salinas aún sigue "detonado" por lo que está viviendo su familia.
Aunque en la televisión estuvo tranquilo, hoy ya no. "Me agarra rabia, odio, y después bajo a la tierra y me doy cuenta que no es el camino", aseguró en declaraciones a Radio Mitre y reveló que tras la mediatización de lo ocurrido, comenzó a recibir mensajes intimidantes a través de las redes sociales.
La exposición que tomó su cruce puso en peligro a la familia. "Me empezaron a llegar mensajes al Facebook diciendo: El señor tal, vive en tal lugar, como esperando que además de lo que he pasado, me caigan un par de malandras ", reveló Salinas preocupado y anticipó que tiene "ofertas para mudarse" de casa.
Salinas aclaró que recibió llamados tanto del Ministerio de Seguridad de la Provincia como de la gobernadora María Eugenia Vidal. Sin embargo, no está tranquilo. "El domingo mataron a un muchacho en la esquina de mi casa, tengo custodia policial a 300 metros y mataron al chico de la moto. Tengo oferta de empresas grandes que me han dicho: Cuánto necesitas para mudarte y después vemos cómo me lo devolvés" "El domingo mataron a un muchacho en la esquina de mi casa, tengo custodia policial a 300 metros y mataron al chico de la moto. Tengo oferta de empresas grandes que me han dicho: Cuánto necesitas para mudarte y después vemos cómo me lo devolvés", contó.
Además, señaló que su hijo será sometido a tratamiento psiquiátrico. "Él increíblemente lo ha asumido. Pero en un momento va a caer. Lo vamos a mandar al psicólogo. Es un chico que duerme bien, pero ahora se despierta y habla solo de noche. Me pasan cosas tan fuertes que me está destruyendo la vida", añadió.
Para finalizar, ratificó su cólera con la clase política. "Es indignante escuchar a alguien que viene a hacer una propaganda política porque mi hijo se sacó una foto con él antes de entrar y pensó que yo era kirchnerista y que con dos aplausos y una palmada yo iba a hablar maravillas de él. No sé qué pensaba, los políticos me sacan la cabeza", concluyó indignado.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...