Soy un ingeniero ferroviario clase 26, jubilado de los trenes en el año 91, año en que me incorporo al Instituto Provincial de Salud de Salta (IPS), con una hereditaria "diabetes tipo II".
Una buena decisión que lleva más de 20 años a la sombra de una empresa que nos ofrece un capaz cuerpo de profesionales e instituciones médicas.
El que debe cuidar que no se vea superado por una burocracia administrativa.
Mi diabetes está controlada por capaces médicos, que prestigian a esa institución.
Recetan los remedios que contienen mi azúcar, algo de singular importancia cuando ya se frizan los 90 años.
Hace pocos meses atrás me presenté en el IPS (calle Belgrano) solicitando la renovación de mi Cuadernillo "DiabessNoa": se me dijo que "tomarán con la jefatura y con "afiliaciones" para ver si me "corresponde".
Aclaro que, hasta este momento, en ningún caso me atrasé en el pago de la cuota mensual societaria, que sigo siendo diabético, que ya tenía DiabessNoa y que sólo pedía renovación y que ya había pasado la etapa de si me corresponde o no.
Lamentablemente, el cuerpo administrativo no me atendió (interín, el cuerpo médico me autorizaba todos los meses a retirar los remedios gratuitamente de la farmacia de esa institución).
Ante estos hechos, y por correo OCA del 30/9/15 remití nota al IPS requiriendo, una vez más, la actualización del Cuadernillo DiabessNoa, nota que hasta el día de hoy no tuvo contestación.
Ante ello, en los últimos días me presenté en el IPS de calle Belgrano donde me dijeron que debía ir al IPS de calle 20 de Febrero y presentarme en "Afiliaciones", un burocrático sector que no entendió que ya tenía DiabessNoa y que solo requerí lo que me corresponde: actualización. No lo entendieron.
Por ello, y por este medio, espero que este reclamo salga del pozo burocrático y administrativo y, así, sea tratado como corresponde...
Y ahora porque ya cumpliré los 90 años.

Moisés Norberto Costello
Salta capital

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia