A Alfredo Farías, la "ayuda" que le hizo al Gobierno de Macri le terminó saliendo mucho más cara que 100 pesos. El vendedor rosarino de tortas fritas y bollos del pueblo de Cuatro Esquinas, quien le había enviado una carta con esa suma de dinero al presidente Mauricio Macri para "ayudarlo a sacar adelante al país adelante", denunció que le destruyeron la parrilla, ubicada en la vera de la Ruta Provincial 18, al sur de Rosario.
"Cuando llegamos al lugar encontramos todo desparramado, roto, y tirado. Destruyeron todo, cortaron las correas de acero que le puse a la parrilla para que el viento no la voltee. Mónica (Silva, su mujer) lloraba desconsolada, pero bueno ahora vamos a tratar de arreglar la parrilla", le comentó Farías a Canal 3 de Rosario.
El hombre señaló que su compañera "anímicamente está muy caída", pero que pese a todo la mujer le pide "no parar ni aflojar; vamos a seguir ayudando a la gente, haciendo cosas y vendiendo torta asada", dijo optimista Alfredo.
"No tenemos ni idea quien pudo haber hecho esto", contó Farías, y explicó que "lo hicieron durante la noche. Tal vez alguien que pasó en vehículo. De acá del pueblo (Cuatro Esquinas) estoy seguro que nadie, porque es gente que nos quiere mucho. Son mayoría lo que nos quieren; siempre paran y hablan con nosotros y nos dan fuerza en forma permanente", agregó.
Embed
El trabajador expresó que le "duele' todo esto porque "hacemos muchas cosas por la gente, perdemos días de trabajo para hacer trámites, conseguimos cosas, ayudamos a los chicos. Entonces sentimos una impotencia muy grande, porque nos rompen la fuente de trabajo y nos cortan todo eso. Pero de alguna forma u otra nos vamos a arreglar para que mañana estemos vendiendo torta asada", reiteró esperanzado el hombre, quien detalló que su primer objetivo es conseguir ahora "unas 60 tejuelas para acomodar el piso de la parrilla".
"Vamos a ver cómo hago. Yo mañana quiero estar trabajando y no habrá nada que nos pare", enfatizó.
El 12 de mayo pasado, Alfredo ya había sido atacado a piñas por un vecino en la puerta de su casa de Rosario, en momentos en que hablaba con los medios sobre el sorpresivo encuentro que había mantenido con el presidente Mauricio Macri.
Esta nueva agresión contra Farías, la de romperle la parrilla, fue repudiada por todo el pueblo de Cuatro Esquinas, ya que "es un trabajador que se gana el dinero en forma honesta vendiendo bollos, es algo desagradable que esto suceda, es indignante porque agredieron a una persona que no le hace mal a nadie, al contrario, ayuda a los más necesitados", señaló uno de los vecinos.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...