Otro caso de maltrato animal conmueve al mundo. En febrero, la Argentina había quedado en el centro de la polémica tras la muerte de un delfín. ¿Qué pasó? La gente que disfrutaba su día de playa lo había sacado del agua para tomarse fotos y grabar videos, que luego se viralizaron. El joven ejemplar terminó muriendo. Lamentable. Pero ahora, una situación parecida se repitió en República Dominicana, esta vez, con un tiburón azul. ¿Quiénes son los animales?
Agua turquesa, arena blanca, un sol radiante ... Un verdadero paraíso terrenal, en el medio del Caribe. Así es la costa de Punta Cana, una de las más populares de Dominicana. Claro, no basta con esa postal para pasarla bien. Por eso, un grupo de turistas y guardavidas del lujoso hotel Hard Rock fueron protagonistas de la matanza del pez, que nadaba cerca de la orilla. El video, captado por uno de los turistas, es impactante. Atroz.
Embed
Las imágenes muestran cómo primero los guardavidas sacan al animal del agua. Aclaración: se trata de una zona donde la pesca está totalmente prohibida. Una vez que el tiburón quedó tendido en la arena, le colocaron un salvavidas en la boca. Al rato, el indefenso animal perdió la vida. Y lejos de lamentarse por esto, los responsables de la muerte se tomaron fotos, sonrientes, orgullosos.
Las autoridades del hotel repudiaron el hecho y aseguraron que tomarán medidas contra los agresores, por una conducta que está "totalmente en contra" de sus normas de protección animal. El tiburón azul era una de las especies más abundantes entre esos peces. Sin embargo, por la pesca indiscriminada y la actividad humana está en la lista de animales amenazados, que elabora la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Una injusticia.
INDIGNANTE.jpg
Los salvavidas con el tiburón muerto.
Los salvavidas con el tiburón muerto.
INDIGNANTE1.jpg
Uno de los salvavidas se muestra orgulloso con el tiburón muerto. Lamentable.
Uno de los salvavidas se muestra orgulloso con el tiburón muerto. Lamentable.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora