*

Indignante, un violador se ríe de sus víctimas en pleno juicio
El caso conmocionó a la provincia de Mendoza. Marcos Mamani interceptó a dos jóvenes en la calle, las amenazó con un arma y las llevó a un baldío, donde manoseó a una y obligó a la otra a practicarle sexo oral.
Las chicas hicieron la denuncia en la Comisaría de San Rafael. El hombre fue detenido horas después. Cayó por una torpeza: el violador regresó al lugar del hecho porque se había olvidado la billetera y el teléfono. La policía encontró el arma, que al final era una réplica.
Esta semana, Mamani fue condenado a seis años de prisión por los abusos y durante el juicio mantuvo una risa socarrona durante todo el proceso y se burló de sus víctimas. En ningún momento, el abusador admitió los hechos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...