A José Santillán lo quieren desalojar. El hombre trabaja desde hace más de 50 años vendiendo diarios y revistas en el centro de Salta. Así crió a sus diez hijos y hasta el día de hoy sus nietos llegan a ayudarlo, acompañarlo y ver cómo se gana la vida el abuelo.
No hay domingos, feriados ni descansos para los Santillán. Siempre están sobre la esquina de peatonal Alberdi y Urquiza.
Sin embargo, ahora la Municipalidad de la Ciudad de Salta quiere sacarlo de ahí por “ilegal”. Desde la perspectiva comunal, el comercio no cuenta con la correspondiente habilitación municipal para ejercer su actividad comercial. También dijeron que “usurpa” espacio público.
El pasado 16 de noviembre llegó la notificación de la Subsecretaría de Control Municipal, firmada por un funcionario de apellido Aguilar, en el escrito le otorgan 5 días hábiles para regularizar su situación.
“Yo tengo todos los papeles, pero siempre encuentran algo para desalojarnos. A nosotros nos falta la conformidad del frentista y yo no le puedo ir a pedir al dueño de ese negocio porque no lo voy a encontrar. Esto forma parte de un plan de la Municipalidad para sacarnos de la peatonal”, dijo Santillán.
Y está en lo cierto, ya que el director de Espacio Público, Nicolás Avellaneda, ya clausuró hace unos días un puesto de diarios y revistas que está situado en la peatonal de la calle Caseros, frente a la Tienda San Juan.
Desde el área municipal explicaron que el puesto de venta no estaba habilitado, ejercía la actividad comercial de manera ilegal y usurpaba el espacio público.
Avellaneda señaló en ese momento que los operativos se realizan de manera intensiva en el marco del plan de reordenamiento por el uso ilegal del espacio público. Dijo que la iniciativa consiste en levantar todos los kioscos ilegales o abandonados que se encuentran en el espacio público de la ciudad.
“Esto roza la ilegalidad por la dificultad al acceso a la información. La única vez que me sacaron el trabajo fue en los tiempos de la dictadura. Vinieron los milicos y me levantaron la revistería que tenía casi cerca de calle Caseros. Luego vino la democracia y me pude instalar acá. Ahora vienen estos de Control y me quieren levantar de vuelta porque dicen que soy ilegal”, concluyó el trabajador.
Del otro lado del mostrador, Nicolás Avellaneda dijo que el kiosco clausurado “incumplió con todos los dictámenes jurídicos, ya que estaba usurpando espacio público”.
El funcionario dijo que ya recibió al Sindicato y que por escrito realizó una convocatoria a audiencia que se debe cumplir hoy al mediodía para tratar el tema de los kioscos de los canillitas.

Acceso a la información

Santillán también es el secretario general del Sindicato de Canillitas.
Para dar un estado de situación dijo que la Municipalidad intimó a 15 kioscos del centro. De esos, al menos 5 hasta el momento no pueden reunir los requisitos que exige la comuna.
El sindicalista invocó el decreto 1.693, firmado por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en 2009, por la cual el Gobierno restituyó los derechos que le fueron quitados durante la década del 90 y el gobierno de la Alianza. El decreto, en sus 43 artículos, ratifica el “derecho laboral de parada”. Quiere decir que solo los canillitas pueden vender diarios. Si no están ellos se limita la libertad de información.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora