Según estadísticas oficiales, desde hace más de 60 años existe la inflación en Argentina, otros dicen que desde la época de la colonia, pero lo cierto es que el primer cimbronazo fue el Rodrigazo, allá por el 75, en la fugaz presidencia de Isabel Martínez de Perón.
Según la consultora Elypsis, hasta el año 2008 la inflación era de 6% y hoy está por encima del 30% interanual. ¿Cuánto será en la próxima mitad? ¿Subirá o bajará por la recesión? Lo cierto es que no solamente estamos en recesión, sino en esa rara mezcla llamada "estanflación" a la que hacía mención el exministro de finanzas británico Ian McLeod allá por 1965. Estancados y con inflación.
Pero, ¿por qué hay inflación en Argentina? Según atinan los economistas argentinos, hasta diciembre de 2015 la causa era una inflación de emisión monetaria y demanda, pero actualmente es una inflación de costos, ya que la emisión disminuyó drásticamente y la fuerte devaluación que estaba prevista para principio de año finalmente se concibió.
La emisión excesiva por parte del BCRA generó un exceso de efectivo en la calle que no fue respaldado con producción, por lo tanto los bienes pierden su valor y aumentan los precios. Esto disminuye nuestro poder adquisitivo.
Ejemplificando: Tengo $5, hay 5 manzanas, pues me compro las 5.
El gobierno duplica la cantidad de billetes pero la cosecha de manzanas sigue siendo la misma, para comprar una manzana ahora debemos pagar $2. Antes con $1 se podía comprar 1 manzana, ahora solamente se puede comprar « manzana. Es decir, los precios suben ya que baja el valor de la moneda por el exceso de impresión de billetes.
Según la consultora Elypsis el aumento de emisión de billetes para financiar el déficit fiscal o bien los préstamos que el Gobierno le pedía al BCRA para financiarlo eran de $4.000 millones en 2007, y hasta el año pasado fueron de $157.000 millones, o sea el 3% del PBI. Por supuesto, esos 157.000 son también emisión monetaria.
Años anteriores, en parte la emisión era indefectible por la mala reputación, Argentina no podía acceder a crédito internacional para cubrir la totalidad de sus erogaciones y tampoco se tomaban medidas para evitar esa emisión. Teóricamente, con la salida del default y las medidas de ajuste los resultados monetarios aparecerían a fines de 2016.
Pero, ¿cuál es el problema de la inflación actual? La actual, en estos meses, ya no es por emisión, sino por los costos que aumentan constantemente. Nadie quiere quedarse atrás y perder beneficios, ni dejar que su salario sea devorado por la inflación. Si a las empresas les suben los costos, necesariamente aumentarán los precios para financiarlo. Y si los precios siguen aumentando, el poder adquisitivo del salario real disminuye, por lo tanto se abren nuevamente paritarias para renegociarlo. Y esa rueda de la tortura sigue hasta que haya previsibilidad en la economía.
Se estima que la inflación bajaría para el segundo semestre por la disminución del consumo, la recesión en la economía, los aumentos en tarifas y la quita de subsidios. Para este mes se espera 3% según Elypsis.
La inflación es uno de los problemas económicos más graves. En el mundo casi ni existe y es necesaria una solución de fondo para que nuestro dinero no siga perdiendo valor. Veremos qué es lo que pasa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora