Un total de 360 millones de pesos invirtió Brasil para mejorar los accesos de las personas discapacitadas a los lugares turísticos y culturales, a efectos de que edificios, parques y sobre todo museos no tengan barreras para ninguna persona que las quiera visitar.
El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística informó que 45 millones de brasileños tienen algún tipo de discapacidad, lo que corresponde al 23,9% de la población del país. Se considera "una parte significativa de personas que todavía viven con poco acceso a la mayoría de los productos culturales que se ofrecen en los museos y exposiciones". La experiencias se basan en inclusión de la Lengua Brasileña de Señas -para sordos-, la audiodescripción y los equipos táctiles para ciegos o personas con poca visión.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora