Los parajes se ubican al costado este del río Itaú, a una distancia de 15 kilómetros desde Mosconi, pero llegar a esos lugares implica un recorrido de más de 200.
Los pobladores de los alejados parajes que pertenecen a Mosconi, -Medialuna, Trementinal, Baúle- y que se ubican hacia el oeste del municipio , a la vera de los ríos Itaú y Grande de Tarija, que marcan el límite internacional entre Argentina y Bolivia, quieren y necesitan llegar con más facilidad a la localidad a la que pertenecen desde esos inaccesible lugares de la geografía salteña, sobre todo cuando necesitan servicios de salud, seguridad o abastecerse de alimentos.
En esos parajes residen unas 300 familias que -dadas las dificultades para entrar y salir de esa alejada zona- prácticamente se autoabastecen en un 80 por ciento de prácticamente todo lo que consumen en materia de alimentos. Salvo azúcar, harina, yerba y aceite, el resto es producción propia. En ese sentido es fundamental para la vida de los lugareños el rol que desempeñan las escuelas, en especial la escuela albergue del paraje Madrejones, en la que los niños aprenden el trabajo de la tierra y la produccion de animales de granja y de porcinos, que constituyen la base de su alimentación.

Necesidad de los pobladores
Un contingente de funcionarios y vecinos de General Mosconi encabezados por el diputado provincial por el departamento San Martín Diego Ábalos llegaron la semana anterior a esa alejada zona luego de recorrer 200 kilómetros, ya que para llegar al lugar es necesario cruzar el paso internacional Bermejo-
Aguas Blancas; luego de salir hacia territorio boliviano transitaron un par de horas por caminos de tierrra del vecino país para recién reingresar a territorio salteño. "Fuimos en tres vehículos con benefactores de las escuelas, los hermanos Páez, y para visitar los parajes tuvimos que recorrer más de 600 kilómetros ida y vuelta", dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora