Los jefes de la banda narco rosarina "Los Monos" fueron reubicados en el penal de Ezeiza luego de que surgieran indicios de que planeaban una fuga en la cárcel donde estaban alojados en la provincia de Santa Fe.
El traslado, que se realizó durante la madrugada, tuvo un insólito contratiempo. Los detenidos estuvieron casi cinco horas varados en el acceso al penal porque no recibían autorización para ser reubicados. Según se confirmó, el ingreso de los delincuentes se retrasó porque no había autoridades que lo avalaran.
Carlos Varela, abogado de la banda narco liderada por Cantero y Chamorro, criticó al Servicio Penitenciario de Santa Fe por la desprolijidad del operativo de traslado y dijo "que se enteró por los medios". "Fueron llevados en la nocturnidad y sin tener el cupo de alojamiento asegurado", añadió el letrado. Incluso llegó a sugerir que al no tener lugar, los podrían haber trasladado a las cárceles de Marcos Paz o de Devoto.
Hasta ayer, los dos narcos estuvieron alojados en la cárcel de Piñero, ubicada a unos 20 kilómetros de la ciudad de Rosario. Por tierra, los dos jefes narcos viajaron durante la noche y llegaron esta mañana al penal del conurbano bonaerense. Sin embargo, estuvieron adentro del perímetro durante más de cinco horas pero sin ingresar al penal.
A partir de ahora, "Los Monos" compartirán su lugar de reclusión con delincuentes de la talla de Martín Lanatta, su hermano Cristian y Víctor Schillaci, los condenados por el triple crimen de General Rodríguez, quienes protagonizaron una increíble fuga a fines del año pasado que los llevó a recorrer parte del país durante más de dos semanas.
Por qué los trasladaron
Según pudo establecer la Justicia, basada en una serie de confusos episodios, los narcos planeaban escapar en los próximos días. Por ejemplo, la noche del 31 de diciembre fueron vistos tres vehículos parados en inmediaciones de la cárcel santafesina y se observó la presencia de drones que sobrevolaron la zona para registrar desde el aire la prisión y su perímetro.
La semana pasada, un llamado anónimo realizado al 911 alertó sobre una posible fuga del penal de Piñero y el foco se puso sobre los integrantes de "Los Monos". El sábado último, los guardias de la prisión notaron movimientos extraños en la zona trasera del predio y realizaron disparos al aire de advertencia. La reacción de los intrusos no se hizo esperar: respondieron con balazos contra los penitenciarios que estaban en las garitas.
Por precaución, se resolvió trasladarlos a Ezeiza. "Más allá que uno no tenga pruebas en la mano, son cuestiones que preocupan y llamativamente estuvieron pasando en los últimos 20 días, donde se intensificaron los dispositivos de seguridad y los movimientos internos", justificó el secretario de Asuntos Penitenciarios de Santa Fe, Pablo Cococcioni.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora