Desde hace dos meses, en el Paseo de los Poetas, en la esquina de Alvarado y Gorriti, hay un busto sin nombre. Solo los que conocen la historia del lugar saben que pertenece a Ricardo Romano Zandanel Beckar, un personaje de la ciudad que dedicó parte de su vida a la filantropía y a contribuir con el desarrollo de la bohemia salteña. "El loco" o "el Zorro", como lo conocían sus amigos, murió el 26 de julio de 2015 a la edad de 62 años. Un accidente doméstico lo dejó durante ocho años postrado en una cama hasta que un día dijo basta.
Después de su muerte, Agustina Zandanel, su hija, comenzó a trabajar para darle a su padre el reconocimiento que merece. "Gracias a mi papá se hizo el Paseo de los Poetas, se amplió y acondicionó el Servicio de Neonatología del viejo hospital Materno Infantil. Había conseguido que Daniel Scioli le done unos terrenos al lado del club Tigre para poner en marcha su ONG. Entonces yo dije: ¿cómo puede ser que una persona que haya hecho esas cosas no tenga ningún reconocimiento?", contó Agustina.
El 25 de agosto de 2015 la Secretaría de Hacienda municipal realizó la convocatoria para la creación de un busto de Ricardo Zandanel. Nueve meses después, luego de lidiar con trabas burocráticas, Agustina consiguió que finalmente la Municipalidad colocara el busto. Pero, como muchas veces pasa en Salta, ocurrió un hecho insólito. Instalaron el busto sin una placa identificatoria.
Sin nombre ni inauguración
Ricardo Zandanel construyó el Paseo de los Poetas en el año 1993. La obra se logró con aportes comunitarios y con un correcto manejo de los fondos aportados. Con ese mismo sistema y método de administración de fondos comunitarios, Zandanel amplió la sala de Nenonatología de la vieja Maternidad Provincial en el año 1995. Trabajó incansablemente por la conformación de un centro de albergue y ayuda para los niños discapacitados. Su historia fue reflejada por la prensa nacional.
A principios de este año, Agustina contó que la llamaron desde la Municipalidad para preguntarle dónde quería que coloquen el busto de su papá. La joven eligió el lugar más simbólico. Pidió que lo pongan donde tenía su quiosco, el Café Bar Los Poetas, un refugio para los hombres de letras.
Pero la desatención y la desidia del municipio terminó en la demora y en la falta de una placa identificatoria.
"Un día llamo a la Municipalidad para ver qué pasaba con el memorial y me avisaron que el busto de mi papá ya estaba instalado", recordó Agustina.
Los sentimientos de sorpresa como la tristeza invadieron el pensamiento de la joven. "Voy a ver el busto, y me entero de que le faltaba la placa. Pero no solo eso, tampoco le habían hecho una inauguración. Creo que fue como diciendo: "dejame de molestar, ahí tenés tu busto''. La idea no es esa, quiero darle la importancia que tuvo mi papá", expresó la joven.

agustina romano.jpg
<div>Agustina cuenta la historia de su padre. Juan Barthe</div><div><br></div>
Agustina cuenta la historia de su padre. Juan Barthe


Sin fondos
Agustina considera esta situación como una falta de respeto. Cuando fue a la Municipalidad para averiguar por qué no le habían puesto la placa le contestaron que no había fondos y le dijeron: "La plata que hay es para cosas urgentes". Esa respuesta indignó a la joven. "A mí no me interesa que me compren la placa, lo puedo hacer yo, no tengo ningún problema. Pero mi problema es que no puede ser que una persona no termine lo que se comprometió", señaló Agustina. Y agregó: "Es un busto, no es un monumento histórico nacional. Mi papá fue una persona que hizo un montón. A mí me duele el hecho de que no se reconozca lo que él hizo, es desilusionante".
La placa que reclama Agustina no solo es para finalizar el reconocimiento que su padre merece sino también una muestra de respeto hacia todos los salteños que ven un busto sin nombre, que ni siquiera se sabe de quién es, en un lugar tan emblemático.
La hija de Zandanel quiere que en la placa queden grabadas las siguiente palabras: "En reconocimiento de Ricardo Romano Zandanel Beckar, autor intelectual y gestor del Paseo de los Poetas".
"Era lo único que quería que pongan y no lo hicieron. De todas maneras, tarde o temprano lo van a tener que hacer, porque la cara de mi papá ya está ahí", expresó Agustina.
Al finalizar la charla, la joven calificó a su papá como un transgresor que rompía con todas las reglas. "Mucha gente del mundo bohemio lo admira y recuerda porque pudieron tener un lugar en donde leer sus poemas. Terminar el busto sería lograr algo que él quería, ser reconocido un poco por las obras grandes que hizo. Me parece que se lo deben", aseguró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Guillermo Rengel Sierra
Guillermo Rengel Sierra · Hace 4 meses

La verdad lucia zandanel que sos tan envidiosa que lo único que podes hacer es tratar de destruir todo lo bueno que hacen los demás. Hacenos un favor comprate una vida y dedicate a hacer tus propias cosas y no a criticar lo que hacen los demas, sino vas a vivir siendo una sombra. La critica es fácil, el arte difícil.....

Lu  Zandanel Terán
Lu Zandanel Terán · Hace 3 meses

Habló el señor rengel. Marido de Agustina... Una persona que no me conoce en lo absoluto. Un "NUEVO" en la familia. Una persona que no tiene la más remota idea de las cosas que hizo su mujer en el pasado y de la deshonesta forma como se portó con sus dos hermanas menores. Una persona que o es un iluso o es un cómplice. Una persona que me llamó por teléfono insultándome y amenazándome... en plena muerte de mi papá, sólo por haberle escrito a mi hermana para arreglar las cosas que tenemos en común (sea o no el momento) solo con la intención de hacer las cosas bien y como corresponden (porque claramente... como estan ahora deja al descubierto sus verdaderas intenciones desde el principio). Una persona que me juzgó por no ir al entierro de mi papá como si tuviera ese derecho. Y que me dijo que él sabía como cuidar a su familia... viviendo como ocupa en mi casa... o para hacer tiempo vaya a saber porqué. En la casa que mi papá quería estuviera sólo a mi nombre, porque ovbio... un padre conoce el paño de agustina y que yo elegí que estuvieran todos, incluso federico, aunque fue dejado de lado no por mi. Una persona que no sabe por ejemplo, que jamás me borré durante los primeros 7 años, y que agustina apareció solo cuando las cosas fueron oportunas y por pura conveniencia... siendo obligada a dejar el barco por deshonesta. Triste rengel. Triste lo tuyo. Ahora. Si pensas que mi dolor es por envidia... descuida. No me molesta en absoluto. Si eso te hace feliz, genial. Si es la única explicación para entender el porqué de mis sentimientos, buenísimo. Creeme... me da mas pena que cualquier otra cosa. Ahora. Sea envidia o lo que quieras. NO VOY A DEJAR DE NOMBRAR A LAS PERSONAS QUE ESTUVIERON CUANDO MI PAPÁ ESTABA VIVO. Las cosas que se hacen ahora de poco sirven.

Lu  Zandanel Terán
Lu  Zandanel Terán
Lu Zandanel Terán · Hace 4 meses

Más allá de todo, al parecer Agustina si se ha movido para este reconocimiento... Lástima que no nombre a la persona a la que realmente le debemos el reconocimiento de mi papá, mal que nos pese, es Raquel Gray, junto a mi hermano mayor Federico Zandanel, que a la distancia, estaba comprometido. Ellos estaban presentes cuando en 2011 nombraron ciudadano ilustre a mi papá. Ellos dos principalmente. Pero bueno... digamos que para alguien que estuvo presente solamente un año de casi siete en los que papá estuvo enfermo (porque los últimos 6 meses Olivia tuvo que tomar las riendas del asunto), es lo mínimo que puede hacer...

Lu  Zandanel Terán
Lu Zandanel Terán · Hace 4 meses

Más allá de todo, al parecer Agustina si se ha movido para este reconocimiento... Lástima que no nombre a la persona a la que realmente le debemos el reconocimiento de mi papá, mal que nos pese, es Raquel Gray, junto a mi hermano mayor Federico Zandanel, que a la distancia, estaba comprometido. Ellos estaban presentes cuando en 2011 nombraron ciudadano ilustre a mi papá. Ellos dos principalmente. Pero bueno... digamos que para alguien que estuvo presente solamente un año de casi siete en los que papá estuvo enfermo (porque los últimos 6 meses Olivia tuvo que tomar las riendas del asunto), es lo mínimo que puede hacer...

Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 4 meses

A los casos de Zandanel y Locatelli, mencionados precedentemente, habría que agregar otro que acabo de recordar. En el Parque que rodea al Monumento al General Güemes, hay; a la diestra del prócer, izquierda para el que va trepando las escaleras; una escultura anónima que representa a un hombre de mediana edad. Creo que se trata de don Bernardo Frías que antes estaba un poco más allá y que ahora fue corrido hacia un sitio más visible. Aparentemente en ocasión de la mudanza, la placa que revelaba la identidad del historiador se perdió o se rompió y desde entonces este ilustre salteño está en la misma situacón que un NN. Sic transit gloria mundi.


Se está leyendo ahora