A poco de dar comienzo el lanzamiento en la ciudad de Cleveland, la conducción partidaria bloqueó el intento de los delegados anti-Trump de cambiar las reglas de votación.
La tensión interna del Partido Republicano no demoró en estallar poco después de comenzada ayer la convención nacional partidaria en Cleveland, Ohio.
Fue cuando los integrantes del grupo interno #NeverTrump ("Nunca Trump") impulsaron una moción para abrir nuevamente la discusión y que todos los delegados se expresaran sobre el sistema de elección del candidato presidencial, con la idea de desligarlos de cualquier compromiso previo con una candidatura.
Aunque las reglas ya se fijaron la semana pasada y la moción no parecía tener posibilidades reales de progresar, pareció un último intento de los opositores internos de Trump para tratar de bloquear su camino hacia la candidatura.
Enseguida, el legislador y codirector de la convención Steve Womack llamó a una rápida votación a viva voz y dio por ratificadas las normas vigentes de la convención, lo que generó las quejas y gritos de los delegados contrarios a Trump.
En ese momento, se produjeron corridas y peleas entre aliados a Trump y los opositores, pero por la pronta reacción de la policía los incidentes no pasaron a mayores.
La presentación fue un auténtico show político, tuvo lugar en Cleveland, una ciudad de 400.000 habitantes al noreste del territorio estadounidense, que está bajo fuertes medidas de seguridad.
La tercera esposa del empresario neoyorquino, Melania, una exmodelo nacida en Eslovenia, 24 años más joven que él, tuvo un rol protagónico en la inauguración en el Quicken Loans Arena, donde defendió las cualidades personales de su esposo. Donald Trump estuvo presente.

Hispanos lo rechazan

Un nuevo sondeo en los EEUU dio que ocho de cada diez hispanos rechazan votar por Donald Trump. La mayoría ven las propuestas del precandidato republicano como "distantes del estadounidense promedio", mientras que Hillary Clinton sale favorecida por esta encuesta: el 72% dijo que la votaría si las elecciones fueran hoy. La gran mayoría de los hispanos inscritos para votar en noviembre consideran a Trump como contrario a la comunidad. En cambio, 7 de cada 10 hispanos prefieren a Clinton en el poder.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora