Cada vez faltan menos meses para la llegada del verano y los intendentes de Salta muestran su preocupación sobre los elementos y fondos con los que contarán para combatir al dengue, chikungunya y zika.
Durante la jornada de Articulación de Políticas Públicas que se desarrolló ayer en el Centro Cívico Grand Bourg se firmó un convenio entre el Ministerio de Salud de la Provincia e intendentes. Allí, los jefes comunales le plantearon al titular de la cartera sanitaria, Oscar Villa Nougués, su preocupación.
La puesta en marcha del acuerdo iniciará en las próximas horas y reforzará el trabajo realizado a través de 280 agentes socioambientales. Como así también el descacharrado en cada una de las manzanas señaladas en los municipios de alto riesgo, ubicados en los departamentos San Martín, Orán, Anta y Metán.
"Existe un endeudamiento con los sueldos de los agentes socioambientales que no sabemos cómo solucionar y tampoco qué haremos con la chatarra que hemos sacado durante el descacharrado", dijo el intendente de Rosario de la Frontera, Gustavo Solís, luego de la firma del acuerdo.
Las carencias de ambulancias y el pedido de devolución de fondos solventados por las comunas para combatir la propagación del mosquito también estuvieron presentes.
"Hemos tenido muertes que nos preocupan y creemos muy necesario que se realice un trabajo interinstitucional con reparticiones como la Palúdica", expresó, por su parte, el intendente de El Quebrachal, Leonardo García.
Si bien el convenio fue convalidado por la mayoría de los intendentes, la demanda en común fue la necesidad de contar con dinero y elementos para hacer frente a las enfermedades.
"No somos un municipio dentro de la zona de mayor riesgo, pero no queremos quedarnos afuera del convenio ya que no tenemos cloacas y estamos expuestos", expresó el intendente de El Potrero, Carlos Mur Reinaga. La ausencia de los intendentes de municipios con una importante cantidad de casos registrados de dengue y chikungunya, como Tartagal (Sergio Leavy) y Orán (Marcelo Lara Gros) sirvió de dato significativo para la ocasión.
Las tareas
A meses del inicio del verano, el manejo integrado del mosquito vector, aedes aegypti, transmisor de enfermedades como dengue, chikungunya, zika y fiebre amarilla fue el motivo central del convenio firmado ayer.
Ante los planteos de los intendentes, el ministro de Salud, Villa Nougués, trató de responder todas las consultas. El funcionario resaltó que se trata de un trabajo realizado desde hace tiempo y con mucha seriedad.
"Venimos trabajando en este tema con seriedad y responsabilidad hace mucho tiempo. El punto es que hay competencias que son separadas", remarcó en relación con las tareas como el descacharrado, saneamiento ambiental y sellado de pozos, que están bajo la órbita de los municipios.
Lo novedoso del acuerdo rubricado ayer está referido a que el Ministerio de Salud tendrá a cargo el control y asesoramiento de las acciones que se programen. "Se revisará que las actividades se efectúen de manera correcta y en los lugares correctos", agregó el ministro.
Sin especificación de los montos destinados para las tareas preventivas, el pago de cada cuadra de descacharrado representa el valor de 14 litros de gasoil a valor actual (aproximadamente 230 pesos).
Los equipos municipales fueron los encargadas de establecer la cantidad de manzanas que recibirán las acciones preventivas y de promoción, como las de limpieza y saneamiento. El acuerdo entre Salud y los municipios abarcará los sesenta municipios con los que cuenta la provincia, pero con énfasis en los 36 de mayor riesgo.
La provincia registraba hasta abril pasado más de mil casos de dengue en toda la provincia. La cifra de casos fue la más alta de los último años, el peor antecedente había ocurrido en 2013, cuando 938 personas tuvieron dengue en la provincia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora