Cada sábado, el caos es más notorio. Vehículos, vecinos, feriantes y público abarrotan las calles principales y laterales donde funciona la feria del barrio Santa Teresita, de General Güemes.
Para tratar de llevar orden, el Ejecutivo comunal decidió tomar cartas en el asunto y llamó a una reunión conjunta a los feriantes y a los ediles locales, pero el diálogo no arrojó resultados positivos, a pesar de que las partes manifestaron su predisposición a seguir dialogando.
La feria de los días sábados en el Bº Santa Teresita surgió hace aproximadamente 14 años, como una forma de paliar la difícil situación económica de los vecinos. "Fue una continuidad de la feria del trueque. Las vecinas decidieron instalarse a la vuelta de la plaza para vender lo que ellas mismas elaboraban", recordó Mónica Urzagaste, presidenta de la comisión directiva.
La feria se tornó atractiva para todos los vecinos de la ciudad, por lo que se fueron sumando otros vendedores de frutas y verduras, de ropa usada, de comida y fantasías varias.
El crecimiento exponencial registrado en los primeros años, obligó a los feriantes a darse una cierta organización interna, para evitar lo constantes problemas que surgían por la asignación de puestos o la limpieza del sector.
La feria continuó su crecimiento hasta hacerse incontrolable, la comuna atinó a cobrar el piso, pero no se hizo cargo del necesario control.
"Los feriantes quieren que nos hagamos cargo de la limpieza, iluminación y seguridad, pero no quieren pagar el piso. El valor es irrisorio y deberíamos actualizarlo, también hay problemas con vendedores que vienen de afuera, de otras localidades", expresó el secretario de Gobierno, Walter Segerer.
"La mayoría de la gente del barrio vende poco y un solo día a la semana. Hay puestos que tienen productos caros, pero son de gente de afuera. Ellos deberían pagar más. Esto de hacer participar a Ingresos Públicos nos molestó un poco, pero las cosas se aclararon y estamos de acuerdo con pagar 5 o 10 pesos", manifestó Urzagaste.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia