Con entrada libre y gratuita, se realizará hoy desde las 10, en la sede de Pro Cultura (Mitre 331), un interesante simposio sobre el perro pila, único sobreviviente de los grandes canes domésticos sudamericanos de la lejana prehistoria.
El Club Argentino del Perro Pila y la Fundación Vida y Progreso organizaron este encuentro, sin precedentes, en el que una raza emblemática de las culturas precolombinas, la etapa colonial y la Salta de antaño, en peligro de extinción, tendrá un abordaje multidisciplinario. A las 10, Sebastián Apesteguía, un biólogo y paleontólogo que alcanzó renombre internacional con sus investigaciones, se referirá a los hallazgos de restos arqueológicos en territorio argentino y su proyecto de estudio genético comparativo.
A las 12, la antropóloga salteña Gaby Toro Aldunate disertará sobre la llegada del perro pila a la vertiente oriental de Los Andes.
A las 17, Sergio Monge, presidente del Colegio Médico Veterinario de Salta, expondrá sobre las patologías características de la raza, con énfasis en los problemas de piel y su tratamiento.
A las 18, el ingeniero agrónomo Carlos Lewis abordará facetas de la historia, las tradiciones y creencias relacionadas al perro pila, desde épocas coloniales hasta al presente.
A las 19, Mónica Cassels disertará sobre las características que diferencian a los dos tipos de perro pila reconocidos en nuestra región (Andino y Chaqueño) de las demás razas calvas de América y el proyecto de rescate y restauración mediante cría selectiva.
Chaqueños y andinos
Los pilas son excelentes perros de compañía que necesitan cuidados del hombre para sobrevivir.
Son chúcaros, desconfiados y hay que socializarlos desde el momento en que nacen para que admitan las visitas. Con la familia, sin embargo, son sumamente cariñosos y muy inteligentes. Entienden y aprenden mucho más rápido que las otras razas.
El imaginario popular lo asocia a atributos sanadores. Antes se lo criaba mucho para calentar las camas y abrigar a personas adultas con reumatismo y a niños con afecciones respiratorias. Son ideales para acompañar a personas alérgicas y asmáticas, porque no tienen pelos.
En Salta hay dos tipos bien definidos: el chaqueño y el andino.
El pila chaqueño se caracteriza por sus extremidades más largas.
El pila andino se mantuvo más protegido del mestizaje en las zonas cordilleranas. Tiene las patas cortas y el cuerpo largo en aparente adaptación a la vida en las grandes alturas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Monica Cassels
Monica Cassels · Hace 12 meses

Gracias, Julio Frías, por llevar este artículo a El Tribuno. Y gracias, El Tribuno, por publicarlo. El hombre y el perro se han desarrollado juntos por más de 30 mil años; y en el caso de los Pilas, el vínculo can/humano es aún más estrecho que con otras razas debido a su imposibilidad de subsistencia sin la protección del hombre. Pero el beneficio que le aporta a nuestro peladito su vínculo con el hombre es superlativamente compensado en afecto, lealtad y comprensión a niveles incomparables con las demás razas. El Perro Pila es, sin ningún lugar a dudas, nuestro más valioso patrimonio cultural viviente.


Se está leyendo ahora