Por estas horas se investiga la muerte de un trabajador rural en Rosario de Lerma.
Según se denunció, fueron cinco los peones que habrían sufrido un cuadro de intoxicación. Uno de ellos falleció y los otros cuatro tuvieron que ser hospitalizados.
Dolor de estómago, vómitos y ritmo cardíaco bajo fueron algunos de los síntomas con los que ingresaron los empleados rurales al hospital San Bernardo el pasado 19 de febrero. Estos cumplían su trabajo en las estufas ubicadas en el predio comunitario de El Tránsito.
Desde la empresa se informó que se desconoce la causa del fallecimiento y que solo cuentan con el informe de la ART donde se manifiesta que no se trata de un accidente o enfermedad laboral. Por esta razón están esperando el diagnóstico final de los médicos.
Los pacientes
Los antecedentes se iniciaron el 11 de febrero, cuando Roberto Batallanes, de 40 años, fue derivado al hospital. El hombre murió días después.
Juan Mamaní, también de 40 años, se encuentra actualmente internado en la Unidad Coronaria del nosocomio y su estado es delicado.
"Tiene todos los órganos tomados pero el corazón es el más afectado. Siempre fue muy sano y si se recupera no creo que quede sin secuelas", dijo ayer a El Tribuno su hermana Verónica. "Los médicos nos dijeron que estaba muy grave, pero ahora dicen que en cualquier momento se puede ir a su casa. No sé que pasó en estos días, pero con mi familia no vamos a dejar que vuelva a trabajar a ese lugar", completó.
Los familiares apuntaron a que los trabajadores realizan sus labores sin elementos idóneos para las tareas que cumplen. Y agregaron que solo se les habría entregado un barbijo (de tela ecológica) y una muda de camiseta y pantalón.
Desde la firma señalaron que sus centros son modelos de innovación tecnológica, y que hacen hincapié en seguridad laboral, sin que antes se haya producido algún evento como el ocurrido en Rosario de Lerma. Al tiempo que señalaron que ellos no utilizan fosforados ni agroquímicos en los centros de estufados.
"Es la tercera vez que se descompone de esta manera, pero al parecer ahora fue más grave porque lo derivaron al hospital San Bernardo", dijo también a El Tribuno Vanesa, esposa de Orlando Castillo (33 años), uno de los trabajadores que ingresó en código rojo junto a dos compañeros. El tercero lo hizo el sábado 20 de febrero.
"Cuando en el hospital de Rosario de Lerma vieron que podía ser intoxicación los mandaron a la ciudad de Salta, porque hacía días había muerto un compañero de ellos por las mismas causas", dijo la esposa.
Las presentaciones ante la Justicia no se hicieron esperar por parte de las familias, que recurrieron a la fiscalía local. Según sostuvieron, la aseguradora de riesgo de trabajo rechazó responsabilidades.
"No podemos determinar si es intoxicación porque se están evaluando las causas, hay estudios que se practicaron y estamos esperando resultados", expresaron a El Tribuno desde el sector de clínica médica del San Bernardo. En este lugar se encuentra internado Orlando Castillo. Según los especialistas, se encuentra estable y sería dado de alta en los próximos días.

En la etapa de investigaciones

Desde el Ministerio de Salud se iniciaron las averiguaciones. Las investigaciones por las supuestas intoxicaciones de los operarios rurales fueron abordadas desde el Ministerio de Salud de la Provincia. Los funcionarios de esta cartera especificaron que se averiguará lo ocurrido y si existió manipulación de un producto prohibido. "Estamos ante un evidente caso de intoxicación en un lugar de trabajo inadecuado para los trabajadores. Ninguno de ellos tenía antecedentes de una salud malograda. De hecho, no hay fichas técnicas de esta institución privada que avalen problemas de salud previo a su ingreso a este establecimiento", contó la abogada Mariela López Teseyra, contratada por las familias de los trabajadores.
Según se supo, se habría dado la orden para que a Mabel Colque, viuda del trabajador fallecido, se le restituyera el dinero utilizado en la internación y medicamentos de su esposo.

Falta de prevención

El manejo del tabaco y la utilización de químicos es un tema que preocupa a los pobladores del Valle de Lerma. Al parecer existiría desinformación sobre los riesgos.
"Algunas veces atendemos a trabajadores rurales que ingresan al hospital y nos cuentan que ingieren alimentos en su lugar de trabajo sin sacarse los guantes, por ejemplo, y eso es muy peligroso. Es importante que se informe sobre el riesgo que corren si no cumplen las medidas", coincidieron algunos médicos.

Triple choque

Parte de la historia de Orlando Castillo y Juan Mamaní los tienen como protagonistas de un triple choque mientras eran trasladados desde Rosario de Lerma en código rojo al hospital San Bernardo el pasado 19 de febrero.
La ambulancia en la que viajaban ellos (junto a otro compañero de trabajo) chocó con un móvil policial y una camioneta particular.
El siniestro vial tuvo lugar en la intersección de avenida Ragone y Monseñor Tavella, ubicadas en el sur de la ciudad.
Los ocupantes de la ambulancia tuvieron que esperar a otra unidad para ser llevados finalmente al hospital.
En la oportunidad los pacientes resultaron con politraumatismos.
mujer.jpg

El dolor de la esposa

Mabel Colque, viuda de Roberto Batallanes, operario fallecido por presunta intoxicación, denunció a la aseguradora y al Fideicomiso a cargo del establecimiento por no reconocer la causa del deceso de su marido.
"Mi marido era sano. Trabajaba de 5 a 17 horas en ese lugar. Comenzó a sentirse mal días antes de su internación. Tenía dolores en el estómago, cefaleas y no tenía apetito. Estaba desganado. Cuando lo internaron se puso peor. Apenas murió la aseguradora Latitud Sur nos envió una carta documento donde indicaba que no tenían responsabilidad por la muerte de mi marido. Que no fue una enfermedad laboral. Que son ajenos al objeto del seguro contratado", dijo la mujer a El Tribuno.
"Puse la denuncia en la fiscalía para que se investigue a fondo lo que le ocurrió a mi marido. No nos pagaron nada", dijo. Colque solicitó la exhumación del cuerpo de su marido para que se le realice una autopsia. Desde la empresa aseguraron que se cumplieron todas las formalidades y que se dio aviso a la ART y la compañía de Seguros La Holando, donde se encuentran asegurados anualmente los empleados con el seguro de vida colectivo, y se realizó la liquidación final de ley contemplando la indemnización por fallecimiento, la cual se abonará en los próximos días.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


franco gonzalez
franco gonzalez · Hace 9 meses

señores insistan , vayan y obliguen que se investiguen, en todo el valle de lerma pasa lo mismo, se manejan quimicos sin proteccion , a los trabajadores no les dean mas que un par de guantes y un barbijo para semejante veneno, la ART no puede desconocer esto, y el gobierno menos

ricardo gallego
ricardo gallego · Hace 9 meses

La ART siempre niega las enfermedades, para colmo la Comisión médica 23 que debería controlar a la ART están en complot donde profesionales prestan servicio y cobran para las dos partes.

Graciela Cerviño
Graciela Cerviño · Hace 9 meses

Sos un mamarracho


Se está leyendo ahora