Ir en bici o caminando al trabajo mejora la salud mental. A esta es la conclusión de la última investigación realizada por economistas de la salud en la Universidad de East Anglia, Norwich, Norfolk, Inglaterra, y el Centro de Dieta y de Investigación de la Actividad (Reino Unido) y que recoge la revista Preventive Medicine.
Para su investigación, los expertos realizaron un seguimiento de los datos de 18.000 pasajeros con edades comprendidas entre los 18 y los 65 años durante un período de 18 años. En ellos se destacaban varios aspectos relacionados con la salud mental como la tristeza, el insomnio, los problemas, los ingresos o cambios en las relaciones sociales.
Según se desprende del estudio, las personas que dejaron de conducir y empezaron a ir andando o en bicicleta a su trabajo, registraron un mejor bienestar así como una mejor capacidad de concentración y un menor nivel de estrés. "Nuestro estudio muestra que cuanto más tiempo se pasa durante los desplazamientos en coche, peor es el bienestar psicológico y, en consecuencia, la gente se siente mejor cuando tiene un largo paseo hasta el trabajo", comenta Adam Martin, líder del estudio. Entre las bondades de caminar o ir en bici ya se encuentran los saludables beneficios físicos pero, gracias a este trabajo, la faceta de salud mental se ha convertido en otro punto positivo de hacer ejercicio a nivel moderado. Además, los participantes que decidieron cambiar el vehículo propio por uno de transporte público, sintieron una mejoría.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora