Fuerzas de élite iraquíes intentan desde hace varios días avanzar hacia el centro de Faluya, situada a 50 kilómetros al oeste de Bagdad, pero su avance se ve frenado por la resistencia de los yihadistas y la presencia de unos 50.000 civiles atrapados por la ofensiva.
El sábado, las fuerzas iraquíes lograron tomar la localidad de Saqlawiya, a unos 10 kilómetros al noroeste del bastión yihadista de Faluya, que permite asediar por completo la ciudad capturada por el EI a principios de 2014.
Un coronel de la policía de la provincia de Al Anbar, donde se encuentran Saqlawiya y Faluya, informó el domingo del hallazgo de 'una fosa común en el barrio de Shuhada [en Saqlawiya] durante una operación de desminado'.
'La fosa común contiene unos 400 cuerpos de militares. También hay algunos civiles', agregó bajo condición de anonimato.
La mayoría de las víctimas habrían sido asesinadas de un disparo en la cabeza, según el coronel. 'Las fuerzas de seguridad abrieron una fosa común y comenzaron a trasladar los cuerpos para su identificación', agregó.
Los cuerpos serían principalmente de soldados iraquíes asesinados por los yihadistas del EI durante una serie de ataques sangrientos contra las bases del ejército en esta zona.
Civiles asesinados
'La organización [ISIS] ejecutó a muchos militares así como a civiles en esta zona a fines de 2014 y a comienzos de 2015', afirmó esta fuente.
Rajeh Barakat, miembro del consejo provincial de Al Anbar, confirmó el hallazgo de la fosa común, afirmando que contiene también 'civiles ejecutados por el EI por espionaje o por no respetar las reglas de la organización'.
Las fuerzas de élite iraquíes se enfrentaban el domingo a los yihadistas en los barrios de Shuhada y Jbeil.
'Hay resistencias pero un poco menos que durante los días precedentes', indicó el general Abdelwahab al Sadi, comandante de la operación para retomar Faluya.
El Consejo Noruego para los Refugiados indicó, por su parte, que el EI abría fuego y mataba a los civiles que intentaban huir de la ciudad. 'Un número indeterminado de civiles fueron abatidos cuando intentaban atravesar el río' Éufrates en su huida, indicó la organización en un comunicado.
En la operación para retomar Faluya, las fuerzas paramilitares del Hashd al Shaabi, formadas principalmente por milicias chiitas, participaron en el asedio de la ciudad hace dos semanas, pero todavía están presentes en el exterior, dejando a las fuerzas de élite iraquíes el asalto a la ciudad.
Las milicias chiitas, en su mayoría bajo la responsabilidad de Bagdad y algunas controladas directamente por Teherán, han sido acusadas en varias ocasiones de fomentar el sectarismo. Su participación en las operaciones de Faluya se ve como potencialmente explosiva.
Investigación sobre abusos
El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, ordenó la creación de un comité de derechos humanos para examinar 'cualquier violación de las instrucciones relativas a la protección de civiles' y decretó 'órdenes estrictas' para que se emprendan acciones en caso de abusos, anunció su portavoz.
Varios responsables políticos, entre ellos el presidente del parlamento Salim al Juburi, mostraron esta semana su preocupación por 'informaciones sobre violaciones por parte de algunos miembros de la policía federal y de voluntarios contra civiles'.
'Estas acciones empañan los sacrificios realizados por nuestras heroicas fuerzas de seguridad', estimó Juburi.
Irak debe 'investigar minuciosamente' estas informaciones, pidió por su parte el enviado especial de Naciones Unidas para Irak, Jan Kubis.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora