Isabel II cumplió ayer 90 años gozando de tanta aceptación como siempre y firme en su papel de figura tranquilizadora y de continuidad en medio de enormes cambios.
Durante su reinado, Isabel II ha visto desfilar a 18 primeros ministros británicos y 15 presidentes de Estados Unidos.
Isabel II nació en Londres el 21 de abril de 1926. Cuando ascendió al trono en 1952, con solo 25 años, Winston Churchill era primer ministro, India acababa de conseguir su independencia y Gran Bretaña todavía gobernaba en partes de Asia y África.
Desde entonces, se ha convertido en un símbolo de continuidad que pasó a través de la desintegración del imperio, la Guerra Fría, los cambios sociales de la posguerra, los felices años 60, la llegada de la era digital, y quién sabe si la salida de la Unión Europea en el referéndum del 23 de junio.
Los tiempos cambiaron y la popularidad de la monarquía sufrió altibajos, pero la reina fue siempre una figura popular, posiblemente la mujer más reconocida del mundo.
El 9 de septiembre de 2016, a las 17.30, la monarca se convirtió en la persona en ocupar más tiempo el trono británico: 23.226 días, 16 horas y aproximadamente 30 minutos, o 63 años 7 meses y dos días, superando a su tatarabuela Victoria, que reinó entre 1837 y 1901.
Un papel a tiempo completo
"Para ella, ser reina es un gran papel, más grande que ella, y es un papel con el que trata de cumplir", explicó a la AFP Kate Williams, autora de la "La joven Isabel: la creación de una reina", cuando se cumplieron los 60 años de su reinado, en 2012.
"No es solo un empleo a tiempo completo, es toda su vida", sentenció.
Isabel Alejandra María -apodada "Lilibet" por su familia- era la tercera en la línea al trono después de su tío Eduardo, príncipe de Gales, y su padre Alberto, el duque de York.
La princesa se convirtió en heredera cuando su tío abdicó siendo Eduardo VIII -para casarse con la divorciada estadounidense Wallis Simpson- y su padre le sucedió como el rey Jorge VI.
Fue criada por institutrices y se mudó al palacio de Buckingham en 1937, cuando su padre fue coronado. Hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, a los 18 años, se enroló en las Fuerzas Armadas como conductora. En el mensaje que dirigió al país cuando cumplió 21 años, declaró: "Mi vida entera, sea larga o corta, estará consagrada a vuestro servicio".
En noviembre de aquel año, 1947, se casó con su primo tercero, el comandante naval Philip Mountbatten, que renunció a sus títulos de príncipe de Grecia y Dinamarca para casarse.
Su primer hijo, el príncipe Carlos, nació en 1948. Le siguieron la princesa Ana, en 1950, el príncipe Andrés en 1960 y el príncipe Eduardo en 1964.
Isabel estaba en Kenia cuando su padre murió mientras dormía en febrero de 1952. Estaba alojada en el hotel Treetops, haciendo honor al dicho de "acostarse como una princesa y despertarse como una reina".
Su marido le comunicó la noticia y volvieron inmediatamente al Reino Unido.
Fue coronada el 2 de junio de 1953, siendo el monarca número 40 desde el rey Guillermo I en 1066, en la primera ceremonia de entronización retransmitida por televisión.
Isabel II llegó a ser la jefa de Estado de 32 reinos, una cifra que se ha reducido a los 16 de la actualidad, incluyendo el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.
Es una figura inmediatamente reconocible, por sus sombreros, sus bolsos y sus vestidos coloridos. No mucho más: su vida privada es un completo enigma.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora