En una operación conjunta, las Fuerzas de Defensa de Israel, el Shin Bet servicios secretos de seguridad interior y la Policía desmantelaron una célula terrorista fundada y comandada por Hezbollah, la organización libanesa patrocinada por el régimen de Teherán. Como resultado del operativo, cinco palestinos que planeaban cometer un ataque contra ciudadanos israelíes fueron arrestados.
Mahmoud Za'aloul, líder de la célula montada en Tulkarem una de las principales ciudades de Cisjordania, al norte de las montañas de Samaria había sido reclutado a través de las redes sociales por Jawad Nasrallah, el hijo del jefe del grupo terrorista, Hassan Nasrallah.
Organizado por la milicia chiíta libanesa, tenía instrucciones para ejecutar ataques terroristas a través de la utilización de cinturones explosivos y bombas suicidas, además de recopilar información sobre las fuerzas de seguridad israelíes y la compra de armas.
En concreto, la organización terrorista proveía a la célula con USD 5.000 para asegurarse del control y la compra de armas con el objetivo de perpetrar ataques contra Israel. Pero por medio de esta operación, las fuerzas de inteligencia lograron evitar un tiroteo, anunció el Shin Bet.
Za'aloul recibía instrucciones a través de internet. En efecto, Hezbollah le había pedido que abriera una nueva cuenta de mail para pasarle las órdenes, que incluían directivas acerca de cómo reclutar nuevos miembros y cómo obtener información táctica de posibles objetivos israelíes.
Los servicios de inteligencia israelíes afirmaron que la 'unidad 133' de la organización libanesa reclutaba en Europa y Medio Oriente, pero fracasó en la construcción de una red terrorista en Cisjordania.
'Hezbollah está simplemente tratando de subirse a la 'ola de terrorismo' que aflige a Israel en los últimos tiempos, y quiere tentar a los palestinos para atacar a Israel por dinero', especificó el Shin Bet.
Israel identificó a los palestinos arrestados como Rabaj Labdi, Mohammed Za'aloul, Mohammed Metzaria y Ahmed Abu Helaz, además de Mahmoud Za'aloul, el citado líder de la célula.
La Policía precisa que la información obtenida por los organismos de seguridad salió a la luz en los interrogatorios que se les practicaron a los sospechosos por parte del servicio de seguridad interior israelí.
Un tribunal militar israelí los acusa, entre otros delitos, de asociación ilícita, contacto con el enemigo, entrada en zona enemiga, conspiración para cometer homicidio, comercio de armas, conspiración para disparar a una persona y obstaculización a la justicia.
Ataques en Tulkarem
Más temprano este miércoles en la misma ciudad de Tulkarem, un hombre armado abrió fuego contra las fuerzas de seguridad israelíes durante la actividad rutinaria al este de la ciudad cisjordana.
En el ataque terrorista, un soldado resultó herido y fue evacuado para recibir tratamiento médico en el hospital.
Tras la agresión, los uniformados respondieron a la amenaza inmediata y dispararon hacia el atacante quien huyó de la escena.
El fantasma de Irán
El desmantelamiento de la célula de Hezbollah no hace más que avivar los temores en Israel despertados por el acuerdo nuclear que firmaron las potencias occidentales con Irán, principal financista de las operaciones de la organización terrorista libanesa.
El levantamiento de las sanciones a Irán tras la implementación del acuerdo nuclear alcanzado entre Teherán y las potencias occidentales traerá más financiación para los grupos terroristas Hezbollah y Hamas y para su propia industria militar, había asegurado el lunes Gadi Eisenkot, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel.
Eisenkot detalló que la República Islámica financia al grupo terrorista libanés con mil millones de dólares al año y estimó que esa cifra aumentará tras el levantamiento de las sanciones. 'La evaluación es que a medida que la situación económica mejore en Irán, se desviarán más activos [a la construcción de capacidades en contra de Israel]', apuntó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora