Sor Mariana fue una de las tantas víctimas tras el terremoto. Esta foto se viralizó por las redes en todo el mundo. AP.

El fuerte sismo que azotó al centro del país europeo hasta ahora ha dejado 251 muertos, y 365 heridos y cientos de desaparecidos.
Muchos de ellos eran menores de edad que pasaban las vacaciones con sus abuelos.
El movimiento telúrico que despertó a la población a las 3.36 horas de la madrugada del miércoles, arrasó varios poblados montañosos ubicados en pequeñas localidades como Amatrice, en la región de Lacio, y Arquata del Tronto, en la región de Marcas.
Todos esos son pueblos donde se acostumbra que los niños pasen las vacaciones con sus "nono e nona" (abuelos y abuelas) mientras sus padres trabajan en la ciudad.
Y no solo eso. Al momento del terremoto, numerosas familias se encontraban en la región a raíz de las celebraciones que se realizan año a año en Amatrice con ocasión de la creación de una popular receta de spaghetti.
"Los hoteles estaban llenos", señaló el alcalde del pueblo Accumoli, Sergio Pirozzi, una pequeña urbe situada a 40 km del epicentro.
Una de las historias que conmocionó a la población fue la de una madre que se había marchado de L'Aquila después de haber sobrevivido al gran terremoto de 2009. Se mudó al tranquilo pueblo de Arquata del Tronto, en Las Marcas, uno de los lugares afectados por el sismo. Allí perdió a su hija Marisol de tan solo 18 meses, producto de este último terremoto.
Además, los italianos también lamentan la muerte de dos gemelos, Simone y Andrea, de Amatrice. Simon fue rescatado con vida entre los escombros luego de que su hermano muriera ahí. Sin embargo, poco después murió a causa de sus heridas. Algo similar pasó con un pequeño de 11 años, que por horas pidió ayuda enterrado entre los escombros. Sin embargo, cuando los equipos de rescate lograron llegar a él, el menor ya había muerto.
Los medios italianos se hicieron eco de estas desgarradoras historias de las pequeñas víctimas del terremoto.
Por otra parte, el Papa dispuso que seis agentes de la Gendarmería y la Policía vaticana acudan a las zonas afectadas y se unan al grupo de rescatistas que están trabajando en la búsqueda de personas entre los escombros y en la asistencia a los heridos, informó la oficina de prensa de la Santa Sede.

Estado de emergencia

El Gobierno italiano decretó estado de emergencia por el terremoto que afectó el miércoles al centro del país y aprobó un primer paquete de ayudas por valor de 50 millones de euros, anunció el primer ministro, Matteo Renzi. El jefe del Ejecutivo declaró a la prensa tras la reunión del Consejo de Ministros su "profunda emoción" por el impacto del sismo en varias localidades y que ha causado la muerte al menos a 251 personas, según los últimos datos oficiales.

A reconstruir todo

Italia se plantea ya reconstruir su patrimonio histórico dañado por el terremoto de ayer en el centro del país, donde al menos 293 edificios de valor cultural resultaron seriamente afectados, según el primer balance oficial.
El ministro italiano de Cultura, Dario Franceschini, dio esa cifra provisional en una rueda de prensa en la que aseguró que, aunque la prioridad ahora es salvar vidas, con el tiempo pretenden "reconstruir los burgos para mantener una imagen fiel a la que tenían".
Se trata de los cascos antiguos de las localidades que albergaban importantes monumentos y que ahora han quedado reducidas a escombros por el pasado terremoto de 6 grados de magnitud. Tal es el caso de Amatrice, en su día considerado uno de los pueblos más bonitos de Italia, donde había catalogadas unas 3.000 obras de valor artístico.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora