En el concierto actual de la política internacional es poco probable que conozcamos quién es James Mattis. Quizá no lleguemos a conocerlo. O quizá en los próximos tiempos aparezca su nombre de una manera intempestiva.
Quizá no trascienda más allá de lucubraciones de conspiranoicos entre los que me incluyo. Pero, es una figura a la que debemos prestar suma atención: es el "tercero en discordia" que se perfila como el próximo presidente de nada menos que de los EEUU.
Hoy existe la opción que se encuentra polarizada entre Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.
Entre una Hillary bendecida por los poderes mundanos y un Donald propuesto como una alternativa intrascendente, loca, desfachatada, como una mediatización necesaria para garantizar un triunfo seguro de la "dama" que debe llevar el icono femenino a la presidencia del Gendarme del Mundo.
En esa actuación, Trump representa el rol de una figura necesaria para establecer una oposición aceptada, controlada, para provocar la inclinación electoral hacia el feminismo avasallante que se impone en este mundo global camino hacia la mundialización.
Presidente negro
La manipulación que catapultó a un presidente negro, fue exitosa. Obama cumplió con creces su cometido.
Cumplió, y se encuentra cumpliendo su parte, de manera impecable el guión del actorado escenográfico que le fuera impuesto. Llevó al mundo a límites de conflagración nunca antes visto, paradójicamente significaron que se le otorgara el premio Nobel de la Paz.
Todo es posible en la falacia del poder que mansamente aceptamos cual rebaño en el que los "pastores", seculares y eclesiásticos de primer nivel, nos destinan al más tenebroso de los lazaretos del universo, anulando e involucionando nuestra natural mirada hacia las estrellas.
"La manipulación que catapultó a un presidente negro, fue exitosa. Obama cumplió con creces su cometido".
La reciente visita de Obama a Japón significa el corolario de la histórica y terrible decisión de Harry Truman, donde Hiroshima y Nagasaki ingresan en el anecdotario de las decisiones "políticamente correctas". Donde las atrocidades, muertes y secuelas hasta hoy, en el decir twitero: "fueron".
Futuro panorama electoral
Aparentemente el "loquito" que fuera propuesto como una actor de reparto se está dando vuelta. Donald ya o acepta ser un partenaire y está creyendo que puede tener éxito en sus ambiciones de llegar al timón de la Casa Blanca.
Le está gustando la posibilidad. Se está saliendo del libreto y piensa que el apoyo creciente que está recibiendo por la población estadounidense lo convierte en la persona que interpreta su sentir, estando convencido en ser el próximo "mesías" que logrará reivindicar el liderazgo mundial que el país del norte va perdiendo en forma estrepitosa.
Pero, hay un "club" que se reunirá entre el 9 y 12 de junio próximo en Dresde (Alemania) donde se definirá el posicionamiento de nombres representativos del poder mundial. Me refiero a los "Bilderberg", en su encuentro número 61; de allí saldrán las correcciones al programa de los designios del futuro tránsito que a la humanidad le impondrán. Especialmente América.
Quizá, James sea catapultado a la primera magistratura de un país decisivo en el concierto mundial. Esto no sería "nuevo".
Ya ocurrió a mediados del siglo pasado, fuera del contexto electoral de ese momento, con el acceso a la presidencia del Gral. Dwight Eisenhower en las inciertas y complicadas circunstancias post Segunda Guerra Mundial.
¿Podrá la historia repetirse?, no ol videmos este nombre: General de Marines James Mattis.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora