Ignacio Jorge Jarsún es contundente en materia de tiempos de gestión: los intendentes, legisladores y sindicalistas deberían tener un mandato limitado en sus funciones y, en ese sentido, confía en que sea la Justicia la que ponga punto final y sancione las irresponsabilidades administrativas de exintendentes que, en algunos casos, hace más de una década están procesados.
Tras 9 meses de gestión, el más joven de los jefes comunales (tiene 30 años de edad) también habla del futuro del tabaco, de su comunidad, del país y su propio proyecto que según él "dependerá de la gente", según le expresó a El Tribuno.
¿Percibe que su gestión sigue en transición o comienza a salir adelante?
Fueron meses duros de reordenamiento que se dificultaron con la situación nacional, pero pudimos avanzar. Hoy estamos mejor y tenemos obras en ejecución. Meses atrás, cuando iniciamos nuestra gestión, solo pagábamos sueldos. Un intendente debe solucionar los problemas de la gente, pero aquí fue complicado.
¿La deuda heredada es tan grande o políticamente el mensaje es útil para ganar tiempo?
Yo no desprestigio ni uso al exintendente (Sergio) Ramos. Apenas asumimos dijimos que si encontrábamos irregularidades las íbamos a denunciar. Ahora está en manos de la Justicia. No necesito usar políticamente las denuncias, sino que fue lo que prometí y lo estoy cumpliendo. Una gestión de 20 años termina siendo costumbrista y no debe ser así, porque no hay recambio de ideas ni de proyectos. No es el camino correcto para cualquier comunidad que quiere avanzar. Ahora, que los jueces se encarguen de las denuncias, yo me encargo de gobernar para mi gente.
¿Como se sale adelante con un municipio con deudas y escasa coparticipación?
Hay que usar más la gestión que el dinero. Con los municipales no hemos tenido problemas salariales. Además de pagar, debemos dialogar y escuchar. Claro que nos equivocamos, pero reparamos los yerros y vamos saliendo de a poco. Tenemos varios frentes de obras que afrontamos con recursos propios, esperamos fondos nacionales para otros proyectos en marcha y lo que la Provincia inyecta con el plan Bicentenario. Dentro de poco firmaremos con la Nación un convenio para un plan integral de saneamiento en el barrio San Jorge. Allí viven 5 mil personas y no tienen cloacas, cordón cuneta ni veredas. Están postergados y con esto vamos a mejorar su calidad de vida.
¿Llega a fin de año sin sobresaltos?
Sí. Sostengo que se está mejorando, aunque lentamente. Lo ideal sería observar un movimiento acorde a nuestras necesidades. El tabaco recién comienza a plantarse, pero no vamos a vivir toda la vida de esta producción. Está en nosotros, como gobierno, generar opciones y recursos para dinamizar el mercado local. El campo y los emprendimientos son parte de estas ideas que nos ayudarán a surgir.
¿Qué proyectos tiene para el resto de su gestión?
Un mercado concentrador de pequeños productores y desarrollar planes para apoyar a los pequeños productores. Desde la frutilla hasta los arándanos están en nuestros planes, pero a una escala de desarrollo comercial y no para consumo interno solamente. Debemos producir ideas y proyectos. En esa línea estamos diseñando un Parque Temático Ecológico a orillas del río Carabajal que será modelo en la región. También entregamos 110 viviendas, sorteamos 60 y se construirán 60 más. Así seguirán varias obras.
¿Cree en la alternancia? Y en su caso, ¿que hará para el 2019?
Todos debemos dar un paso al costado con dos periodos como límite. En mi caso dependerá de la gente que decidirá si es suficiente con este período o debo ir por otro para completar el proyecto. Pero para eso falta aún.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia