El paso de una persona a la adolescencia supone un cambio rotundo en su vida. Crisis de distintos tipos pueden empezar a sembrar en su interior y ser capaz de dirigirlos hacia horizontes desconocidos. El hogar Esperanza, ubicado en las calles Rivadavia y Junín, recibe a jóvenes y adolescentes en situaciones de vulnerabilidad. El sábado personal que trabaja en el lugar radicó una denuncia por las agresiones recibidas de parte de tres internas de 15 y 16 años. Problemas de violencia e inseguridad que no son nuevos, desde la institución ya denunciaron la situación y presentaron más de una docena de notas.
Supuestas "amenazas y daños" fue la carátula de la denuncia que Mirta Guaymás, de 48 años, radicó en la comisaría cuarta de esta ciudad. La señora es operadora del Hogar Esperanza y en sus declaraciones dejó asentado que el sábado por la noche tres internas, una de 15 años y otra dos de 16, estaban en el dormitorio y de repente comenzaron a tirar "bombitas de agua" en su contra. De inmediato llamó a la consigna policial, quienes también fueron víctimas de las bombas de agua, popularmente conocidas como "bombuchas".
Según la operadora, junto a la guardia de la policía le reclamaron a las chicas por su actitud. Tras el reclamo, las jóvenes se enfurecieron y comenzó a lanzarles bloques que tenían guardados debajo de las camas.
Si bien los objetos no llegaron a golpearlas, sí provocaron roturas en los vidrios y ventanas del dormitorio.
Además de arrojarles pedazos de bloques, la mujer contó que fueron amenazadas de muerte por las adolescentes que en un momento se tornaron muy agresivas.
De inmediato tanto la mujer como la guardia pidieron refuerzos.
Se hizo presente personal policial que procedió a la demora de las agresoras. La doctora Darta, del Juzgado de Menores 2, dispuso su detención y que sean trasladadas al Hogar de Tránsito con audiencia para hoy a las 9.30.

Los antecedentes
Hace un año desde el Hogar Esperanza denunciaron la incorporación de una joven adicta con brotes psicóticos. La residencia para niñas y adolescentes (11 a 17 años) volvió a tener un hecho de violencia con tres de sus adolescentes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora