Once jóvenes de Buenos Aires decidieron pasar sus vacaciones en Salta, pero de una manera distinta. Llegaron con un propósito solidario: refaccionar una escuela rural de Rosario de Lerma.
La elegida fue la humilde escuela del paraje Carabajal, ubicado del otro lado del río Rosario y a 45 km de Salta capital.
Sus paredes aún son de adobe, los techos de chapa y cuenta con baños muy precarios.
El contingente está integrado por 11 chicos de entre 17 y 20 años, todos del grupo Scout San Gabriel, de la localidad de Vicente López (Buenos Aires).
Llegaron en silencio y pidiendo permiso para ayudar a los que necesitan tener un futuro mejor. Gabriela desembarcó junto a sus compañeros en la escuela 4618 del paraje Carabajal, a 45 kilómetros de la capital provincial, en la zona oeste de Rosario de Lerma.
Entre sus bolsos trajo pinturas, brochas y algo para dormir y abrigarse. Pareciera que llegaron con lo puesto. Pero sus rostros denotan que su objetivo tiene que ver con esos gestos cotidianos que auspician un mundo mejor al que ellos encuentran en su derrotero diario.
Un ejemplo
En siete días cambiaron la fachada de la vieja escuela. La pintaron por dentro y por fuera, arreglaron puertas y ventanas, remendaron las paredes de adobe y la dejaron como nueva.
Los jóvenes pernoctaron y almorzaron en la escuela. Aprovechando que rige el receso escolar de verano, quedó espacio para dormir en las pequeñas aulas.
Los chicos juntaron dinero todo el año para cumplir su objetivo este verano. Se pagaron el viaje y la comida.
"Estas experiencias nos dejan enseñanzas únicas. Son esas cosas que te fortalecen y que las transmitimos a los demás. Estos jóvenes prefieren dejar de lado vacaciones con sus amigos y familia para venir a lugares donde necesitan ayuda", cuenta Gabriel Soracco, una de las coordinadoras del grupo San Gabriel.
En Salta recibieron el apoyo de Pablo Escobar, un vecino solidario, el edil Adrián Palacios y el municipio local.
Segunda visita
Es la segunda vez que llegan a Rosario de Lerma. El año pasado realizaron la misma tarea, pero en la escuela rural de El Timbó, al sur del departamento.
"La hospitalidad de la gente de Salta nos motivó a volver. Hicimos un relevamiento y encontramos que las necesidades son las mismas que en todo el país. Fue una experiencia extraordinaria. La gente del paraje nos despidió con un almuerzo. Carabajal estará siempre en un lugar especial en nuestros corazones", dijo Gabriela.

A pesar del río
Por su historia, el paraje Carabajal es más antiguo que la ciudad de Rosario de Lerma. Está ubicado en una zona donde el río crece y muchas veces los chicos no pueden cruzar al otro lado de la ciudad. Hasta allí llegó el grupo Scout San Gabriel.
Al dejar Carabajal, los jóvenes se sorprendieron por lo que había crecido el caudal del río Rosario.
"Es el mismo cauce que impide meses después que muchos chicos que terminan la primaria en Carabajal no puedan concurrir al secundario, en la ciudad de Rosario de Lerma", contó Isabel, vecina del paraje.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora