Ya son 48 los días que el ingenio Tabacal está parado. Y en los últimos años suma más de 220 días con medidas de fuerza en plena zafra, lo que lo ubica como el único ingenio del país al que el gremio de trabajadores del azúcar bloqueó tanto tiempo.
El conflicto parece estar lejos de superarse, ya que nuevamente fracasó la última reunión (el lunes pasado) entre el sindicato y la empresa. Esta vez, los gremialistas no reconocieron a los representantes de la firma, exigieron la presencia del director de Recursos Humanos y Relaciones Institucionales, Juan Carlos Amura, sorprendieron con una grabación con declaraciones a medios del directivo y se retiraron.
A esta altura del año, la pregunta clave sobre el núcleo del problema vuelve a plantearse. Por eso El Tribuno consultó a Amura sobre el devenir de Tabacal Agroindustria, una de las empresas más importantes de la provincia y particularmente del norte salteño.

Las negociaciones parecen muy trabadas y las audiencias no tienen el efecto deseado...
Cualquier mesa de negociación ya es un avance, pero el lunes el gremio se retiró casi inmediatamente. Hay que entender cómo es la cuestión, porque por un lado está lo salarial y por otro, las condiciones laborales. Nuestro máximos clientes de biocombustible exigen que se cumpla con la legislación vigente y eso nos hace insistir con el denominado cuarto turno. Esto significa que todos los trabajadores deben descansar lo reglamentado por ley. No pueden trabajar sin descanso y es ese sistema de cuarto turno y descansos lo que el gremio no admite.
Es fundamental que certifiquemos que cumplimos con todas las leyes. De otra forma se comprometerían la competitividad y la posibilidad económica de la empresa de seguir funcionando como hasta ahora.
Provisión Para paliar la falta de cobro, Tabacal se hace cargo de la provisión de alimentos y farmacia. Los gastos se debitarán luego en cuotas.
Para cualquier trabajador el descanso es imprescindible. ¿Por qué el gremio lo rechaza?
Nosotros no afectamos el día de descanso ni feriados, todo se paga. Pero en cualquier legislación internacional está prohibido que una persona trabaje 180 o 200 días continuos. Ocurre que los empleados cobraban horas extras y al aplicarse por ley el cuarto turno, ese plus se perdería. Por eso ofrecimos un paliativo o gratificación de $75 mil para la categoría 1, de los cuales $30 mil se pagarían ahora y el saldo en 3 cuotas iguales y consecutivas que se actualizan con lo que se acuerde en paritarias. Pero el sindicato no lo acepta.
Ese es el punto crítico en lo laboral. ¿Y sobre lo salarial?
Porcentualmente ofrecimos el sueldo más alto de la industria del país. De $11.530 lo llevamos a $16.150. Comparado con Tucumán, que paga $14.299, muestra una diferencia sustancial, además de ser la provincia que nuclea el 78% de los ingenios. Ledesma arregló un 38,6% de aumento, pero eso incluye un bono condicionado que se paga al final de la zafra, y San Isidro tiene $9.226 de básico, el mismo del año pasado.
¿Cómo se entiende el desacato sindical a la conciliación obligatoria del Ministerio de Trabajo de la Nación?
Perdimos una oportunidad única, porque a la conciliación solo la acató la empresa. Esto provoca que buena parte de los empleados de Tabacal no cobre. En Ledesma el gremio tuvo una posición inteligente, porque hubo un corte de ruta para lo mediático, pero el 90% de los empleados trabajaron normalmente y lograron un convenio razonable.
En definitiva, ¿quiénes cobran y quiénes no?
Si tomamos los días netos de paro desde el 1 de julio y las idas y vueltas anteriores, alcanzamos las 48 jornadas. En este periodo hicimos un esfuerzo para que la gente de campo siga con tareas agronómicas, aunque no funcione el ingenio. Son unas 850 personas que cobrarán su salario y no perderán ni un peso ni los adicionales.
El resto, unas 700 personas que no trabajaron, no cobrarán los días caídos ni el artículo 49 de adicionales. Los dirigentes pusieron un gazebo en la puerta de entrada y a los que están dentro del convenio no les permiten ingresar. Oportunamente hicimos una convocatoria para que se inscriban voluntariamente al cuarto turno y al monto que ofrecimos. Se anotaron más de 100 personas, pero con la radicalización de las medidas de fuerza muchos no se animaron a anotarse.
¿Cómo evalúa la empresa esta actitud, muy lejana al acuerdo?
Para graficar, en los últimos ocho años este ingenio estuvo parado 220 jornadas, mucho más de los 180 días que necesita una zafra. Ledesma, en ocho años tuvo 10 días de paro y Río Grande tuvo 1 día y fuera de zafra. En cambio Tabacal es el que se encuentra más perjudicado. En el contexto del país, actividades estratégicas como producción de energía y biocombustible, que se generan a partir de la caña, son de alta demanda y fundamentalmente de alto impacto económico porque en ambos hay déficit.
En este caso, los hechos de la realidad marcan quiénes son los que apoyan y quiénes no.
¿Y la seguridad jurídica? Porque son varias las denuncias que el ingenio realizó...
Tenemos varias denuncias según cada caso que se planteó. Presentamos todo ante la Justicia para que ella accione, como cuando se bloqueó el ingreso de un camión y se amenazó al chofer. Ahora, en forma anónima y claramente cobarde, por un sitio se amedrenta mostrando fotos de bombas molotov, se emiten expresiones repudiables con violencia de género incluida, sacaron fotos de las viviendas de los directivos y números particulares y piden que los molesten, amenazan con sacar fotos de los hijos y más. Todo lo hacen con seudónimos, ocultos. Por eso pedimos que se investigue para detectar a los responsables y los procesen. Hay delitos de incitación a la violencia, violencia de género e insultos, todo amparado en el anonimato.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora