Así resumió Juan Carr, titular de Red Solidaria, su reflexión sobre las tragedias por las que a veces pasan los pueblos, como fue el caso de la localidad de El Galpón. "Estudie veterinaria para terminar con el hambre. Hoy la producción de alimentos para terminar con el hambre ya está. Entonces me hice un replanteo y estoy trabajando en una empresa que se llama Mundoinvisible.com. Soñamos que esa empresa crezca y que los pobres tengan prensa", contó Juan Carr en una entrevista exclusiva para El Tribuno.
De visita en Salta, por algunos días, se reunió para intercambiar experiencias con las ONG''s salteñas en la Fundación Equinoterapia Del Azul y visitó la escuela de montaña El Alfarcito. Por supuesto también disfrutó del avistamiento de aves, su otra pasión y de conocer a los parientes de su suegro, un salteño.

Primera vez que visita Salta...
Es la segunda vez, pero la primera fue solo por un día. Ahora si estoy conociendo Salta. Además estoy buscando la fórmula de cómo lograron en todos estos años tantas poetizas, tantos próceres, tanto celeste y blanco, tanta patria. Encontrás un salteño en todas parte, en el país y en el mundo, y muy comprometido con las cosas que pasan. Ahora que estoy más grande y me cae en un momento justo esta visita es para hacer esta reflexión: ¿qué pasó en esta tierra que generó tanta magia, compromiso, letras, patria? Hoy cuando bajé del avión, fue como si la realidad me hablara un poco. Fui al baño en el aeropuerto y había un cartel que decía: "Ayuda - Si te mintieron en el trabajo que te ofrecían, si te engañaron con la oferta laboral..." Era un cartel contra la trata de personas. Y el otro era: "Reciclá tu vida, doná tus órganos". Es fabuloso.
Salta tuvo nuevamente un postulado para Abanderados Argentinos...
Sí, eso sabía. Es Alejandro Dean. O sea que hay que empujar. Además los salteños tienen premios todo el tiempo.
¿A qué atribuye esto de que los salteños seamos solidarios?
Cada vez que hay una campaña porque alguien tiene que viajar al exterior, cada vez que hay un terremoto, cada vez que hay una inundación en cualquier lado, nos llaman de Salta. Es un fenómeno particular. Hoy vine acá a compartir y también vine buscando fórmulas para cambiar el mundo y cambiar la realidad. Lo que sí vemos es que la historia tiene que ver. Salta tiene una historia encantadora y dura, de sangre y mucho compromiso, un amor profundo por la tierra, es una mezcla y vine a buscar esta fórmula. Mendoza y Salta son las provincias que más organizaciones comunitarias tienen en proporción, luego de la provincia de Buenos Aires. Pero en el país sigue rompiendo récord en trasplantes, se duplicó el número de donantes de sangre en 5 años. Se pasó de 500 mil a 1 millón. En el ámbito del compromiso, Argentina crece, si bien hay cosas que podemos discutir, hay situaciones que son más políticas, más sociales y muy posiblemente lo que falta es un gran encuentro. Es lo que espero para los próximos 2, 4 o 6 años. Falta como un encuentro de todos los sectores. En el mundo del compromiso, en estos 21 años que tiene Red Solidaria, estamos abarrotados de generosidad. Pero ¿cómo lográs que se transforme más?
¿Cómo es su trabajo hoy?
Todos los viernes hacemos un banquete para personas en situación de calle. Lo hacemos en las plazas de la Capital, los martes y jueves vamos a una casa refugio de ancianos y el resto de los días, voy al colegio Lasalle donde desarrollo mi nuevo emprendimiento de comunicación.

Salta vivió un fuerte temblor en la localidad de El Galpón...
Vine a mirar eso también, incluso hablé con una empresa que está trabajando ahí. Estuve a punto de venirme, pero si venía, era a nada. Creo que la comunidad de Salta respondió bastante bien a esa crisis de El Galpón. Veámos como sigue. No solo en El Galpón pero en otras ciudades, una catástrofe natural pone en evidencia problemáticas que estaban antes de la tragedia.

Hoy existen organizaciones que están saliendo a resolver situaciones que debería resolver el Estado...
Creo que la cultura solidaria que crece es complementaria. En el mundo hay 3 mil millones de pobres, de cada 7, tres no consiguen el sustento. Hoy no me alcanza la vida para discutir y por eso no discuto. Lo que veo es que hay deficiencias en el ámbito privado y del Estado y que la solidaridad los cubre. Es cierto, es verdad, pero me parece que se complementan. Cuando el mundo de las organizaciones entra en conflicto con el Estado, y discute más de la cuenta, es sospechoso porque hay más de 3 mil millones de pobres en el mundo y eso hace que no haya tiempo para discutir. En un terremoto, en una inundación, en un volcán que explota se puede ver a todo el mundo, a todos trabajando. Creo que se suplementan. Me parece que la comunidad le agrega al Estado. Me parece que el Estado todavía hace muchas cosas. Pero no puedo negar que hay que sincerar el encuentro comunidad - Estado. Ese encuentro falta y, que no sea áspero.
Este crecimiento de organizaciones deja una herencia a las futura generaciones...
También lo creo, y por ejemplo Red Solidaria no tiene papeles ni redes y lo que pasó fue que las escuelas, los colegios, las universidades, la comunicación se sumaron. Fue crear cultura. Ahora hay una solidaridad que está prestigiada. Esa es la herencia que dejamos, pero para un ansioso como yo, falta un montón. Para cuando se acabe el hambre en Argentina el próximo desafío es la soledad. Calculamos que en una o dos generaciones de trabajo duro se puede terminar con el hambre. La pobreza terminaría en tres generaciones y batir el récord de universidad también en tres generaciones que es lo que te libera de la pobreza. Lo que sigue como temática del mundo y de Argentina es la soledad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora