Juan Pablo tiene 14 años y ganó dos medallas de oro y dos de plata en los Juegos Nacionales Evita.
Este niño metanense es un verdadero ejemplo sobre cómo se pueden vencer obstáculos en la vida y demuestra que todo es posible con mucho esfuerzo y dedicación.
Lázaro Juan Pablo Agero Palacios, tal su nombre completo, es alumno de la escuela Marco Avellaneda y vive con su madre, María Julia Palacios, en el barrio Vicente Tejerina.
Cuando tenía 10 años recibió una descarga eléctrica de alta tensión que le dejó profundas secuelas y le deformó el brazo derecho.
Adaptarse al cambio
Operaciones y una dolorosa rehabilitación causaron mucho sufrimiento al pequeño.
Pese a todo, Juan Pablo logró superarse y continuar con una vida normal, aunque su brazo tiene que terminar de ser reconstruido.
Integra la escuela de deportes adaptados Para vos, de la Municipalidad de Metán, donde las profesoras Iris López y Paola Aguirre lo entrenan en atletismo y Mariana Lanocci lo hace en natación, su gran pasión.
A partir de sus aptitudes físicas y sobre todo su voluntad de ganador, integró la delegación salteña que viajó a Mar Del Plata para participar de los Juegos Nacionales Evita, donde sorprendió a todos al ganar cuatro medallas: dos de oro en estilo libre de natación y en lanzamiento de bala y dos de plata en atletismo y natación, en estilo crol.
"Estoy muy contento y es la primera vez que participo en este tipo de competencias. A pesar de los nervios puse lo mejor de mí en cada una de mis participaciones. Lo que más me gusta es la natación, sueño con viajar compitiendo y nadar como el gran Michael Phelps", dijo Juan Pablo a El Tribuno.
Tiene una gran personalidad y no oculta su brazo que muestra a las claras las secuelas que le dejó el accidente.
"Esto me ocurrió y ya está, no lo tengo ni en cuenta. Mi mamá y toda mi familia siempre estuvieron a mi lado, por eso ya casi ni me acuerdo de lo que me sucedió ese día", señaló el destacado deportista.
Lo sorprendente es que a pesar de lo ocurrido, Juan Pablo no le teme a la energía eléctrica y cambia focos, arregla lámparas y desperfectos en las conexiones de su casa, ante la sorprendida mirada de su madre.
"Por ahora nado en deportes adaptados porque me sigo recuperando y entrenando, pero estoy seguro de que le puedo ganar a los convencionales, a pesar de mi brazo", remarcó con confianza y entusiasmo.
Operaciones y rehabilitación
María Julia Palacios es la madre del pequeño y recordó el gravísimo accidente que cambió sus vidas.
"Ese día regresaba a casa. En la vereda había un cable colgando y sufrió una descarga eléctrica de alta tensión. Estuvo cinco meses internado y fue sometido a numerosas operaciones porque le había quedado el brazo derecho abierto. Fue algo terrible".
Recordó los tratamientos y contó que "recuperó un porcentaje de sensibilidad en el brazo gracias a una compleja operación que le hizo el doctor metanense Paul Coronel, junto a su colega Roberto Ruiz de Huidobro. Ahora se tiene que hacer otra, una que podría ser reconstructiva".
María Julia dijo que a su hijo, desde muy pequeño, le gustó la natación. "El agua es su pasión, no me sorprendió que ganara la medalla de oro en esa disciplina, pero sí en lanzamiento de bala, porque lanza con la izquierda. Estoy muy orgullosa de mi hijo. Le agradezco a sus profesoras y a mi familia, porque la vida hoy nos regala esta alegría", dijo.
Y agregó: "Mi hijo me enseñó que no hay obstáculos cuan do uno se propone algo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


maria torres
maria torres · Hace 1 mes

beca para este campeón!!!!!

Re KennethU
Re KennethU · Hace 1 mes

Muy bien por este chico, felicitaciones. Y por ahí en el artículo está la advertencia, no toques cables caídos en la calle a menos que tengas los conocimientos adecuados. Ante la duda llamá a EDESA o al 911.


Se está leyendo ahora