"La lluvia y el viento eran dos hermanos corriendo furiosos por el terraplén y en un banco oscuro mojado y mugriento, él se acomodaba su uniforme gris", reza la conocida balada que hace unas cuatro décadas compusiera Víctor Heredia para describir a un personaje de Paso del Rey, pueblito del sur del país: El Viejo Matías.
Pero en todos los pueblos hay un personaje, alguien conocido y reconocido, muy querido por los vecinos. Este es el caso de Juan Mansilla, hombre de 52 años, un vecino más de San José de Metán.
Juan vive con un familiar en una casa humilde de la zona este de la ciudad, al lado del Aeroclub Metán.
Por su condición de discapacitado consiguió una pensión para sobrevivir, nunca se casó ni tiene hijos.
"Juancito" como todos lo llaman en esta ciudad del sur provincial, es un hombre especial que recorre las calles saludando a todos en confiterías e instituciones y frecuenta la zona de la terminal de ómnibus.
Es un singular vecino, que siempre camina impecable y con un bolso. El quiere mucho a los niños y ellos a él porque los hace jugar y reir.
A los mayores les hace bromas y en ocasiones asusta, con inocencia, a las chicas y luego deja escapar fuertes carcajadas. Es un hombre con capacidades diferentes, pero que lleva un eterno niño adentro suyo.
Una lucidez asombrosa
Lo destacable de "Juancito" es que a diario mantiene charlas acerca de la realidad y de los problemas cotidianos con los vecinos de los distintos barrios. "Si hay alguien que conoce la realidad de lo que pasa en San José de Metán y la puede transmitir con total objetividad, ese es Juancito", señaló el periodista Ariel Retuerta en su momento, uno de los conductores del programa radial El Bueno y El Malo, donde el vecino metanense tiene una columna todos los jueves.
"Todos debemos tener una oportunidad en la vida. Por eso, junto con el equipo de Producción venimos trabajando por la integración y estamos muy contentos de haber logrado la incorporación de este querido personaje de nuestra ciudad", remarcó el comunicador social.
Cuando se construyó la peatonal de Metán, la comuna lanzó un concurso para que los vecinos voten sobre el nombre que debía llevar. En esa oportunidad, Juancito fue uno de los más votados, pero finalmente se impuso el del fallecido monseñor José Vicente Tejerina.
El hombre es tan querido que, por ejemplo, come gratis en confiterías y restaurantes y la mayoría de los comercios no le cobran lo que necesita, porque es muy humilde.
El programa radial publicó una foto de Juancito en el estudio, durante el desarrollo de su columna, en la red social Facebook y el apoyo fue masivo y unánime. Los vecinos resaltaron el gran gesto de integración en uno de los programas más escuchados en la ciudad.
Obtuvo mucha repercusión
La columna radial de Juancito se inició el mes pasado y está teniendo mucha repercusión en Metán. El tránsito, los animales sueltos, los basurales clandestinos o microbasurales y el dengue, fueron algunos de los temas que abordó con total lucidez.
A pesar de sus limitaciones y de sus problemas para expresarse con claridad, Juancito se hace entender muy bien y logra atrapar a la audiencia.
"No puede ser la forma como los carreros arrojan la basura en la calle Jujuy, cerca del Aeroclub; el intendente Romeri los tiene que multar", sostuvo en uno de los programas Juancito y recogió aprobaciones.
Por otra parte, consideró que: "Hay que mejorar mucho el tránsito, los que andan en moto no usan casco, los autos pasan los semáforos en rojo. Nadie respeta nada acá", remarcó en su columna.
Además, abordó otros temas como la prevención del dengue y se refirió al caso confirmado en El Galpón. "Hay que tener cuidado con el mosquito", sostuvo con convicción.
Su columna radial ya es muy esperada los jueves a las 8.30, tanto, que cientos de vecinos y comerciantes piden que el personaje metanense los mencione en sus saludos al finalizar cada intervención.
"Es el cuco de niños y de no tan niños, su figura triste cruzando el andén, porque nadie ha visto en sus ojos cansados, la cruz del olvido temblando en su sien. A veces murmura, cosas incoherentes, habla de la guerra imita al cañón y otras veces pone en sus ojos un niño y acuna en sus brazos su bolso marrón...", dicen las estrofas de "El viejo Matías" y así, salvando las distancias lógicas, es la vida de "Juancito". Camina impecable por las calles de Metán.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora