La Cámara de Diputados tratará el miércoles, en una sesión ordinaria, el proyecto de ley ómnibus que establece el pago de la deuda histórica de la Anses con los jubilados y un régimen de blanqueo de capitales, que el oficialismo espera que sea aprobado con un amplio acompañamiento de la oposición.
El interbloque Cambiemos, que reúne a las tres principales fuerzas de la alianza de gobierno, el PRO, la UCR y la Coalición Cívica-ARI y cuenta con 87 diputados, se garantizó el apoyo a la iniciativa de la Casa Rosada de los bloques que lideran los peronistas Sergio Massa (36 bancas) y Diego Bossio (17).
De esta manera, el oficialismo reuniría el número suficiente para que el proyecto obtenga la media sanción, pese a que la primera minoría de la Cámara baja, el bloque Frente para la Victoria-PJ (87 diputados), votaría en contra.
El apoyo del interbloque federal Unidos por una Nueva Argentina (UNA), de Massa, y del Bloque Justicialista, de Bossio, quedó confirmado luego de que el jueves firmaran junto a los diputados de Cambiemos el dictamen de mayoría sobre el proyecto en las comisiones de Previsión y Seguridad Social y de Presupuesto y Hacienda.
El Programa Nacional de Reparación Histórica para Jubilados y Pensionados establece el pago de la deuda histórica que el Estado mantiene con los trabajadores pasivos por la falta de actualización de sus haberes conforme marca la ley y a distintos fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
Durará tres años, pero su vigencia podrá ser prorrogada por el Congreso por otros tres más, aunque el gobierno de Mauricio Macri prevé pagar en dos años la deuda con los 2,4 millones de jubilados.
De ese universo de jubilados, hay tres grupos: quienes ya tienen una sentencia firme a su favor por planteos judiciales sobre la falta de actualización de sus haberes; quienes le iniciaron juicio a la Anses pero aún no obtuvieron fallo, y quienes están en condiciones de reclamar el pago de la deuda pero no realizaron ninguna acción judicial.
Según la Anses, los del primer grupo tendrán una mejora en sus haberes mensuales del 50% (es decir que si cobran 10.000 pesos, una vez homologado el acuerdo para el pago de la deuda pasarán a cobrar 15.000 pesos); los del segundo grupo, del 40%, y los del tercer grupo, del 35%. El Estado hará frente a estas erogaciones con el Fondo de Sustentabilidad de Garantía (FGS) que está compuesto por una serie de activos que suman en la actualidad 770 mil millones de pesos, mientras la deuda por sentencias firmes alcanza a 50 mil millones de pesos, a la que se añade un flujo anual de 75 mil millones. Una segunda fuente principal para el pago de la deuda previsional será lo recaudado por el régimen de blanqueo de capitales, que es el otro gran capítulo de esta ley ómnibus. La pauta de recaudación del blanqueo de capitales que maneja el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, es de 20 mil millones de dólares, aunque estiman que podrían recaudar aún más. El proyecto crea, además, la Pensión Universal para la Vejez, que supone el 80% del haber mínimo jubilatorio para todas las personas mayores de 65 años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora