Lo que tendría que haber sido un simple partido de fútbol entre dos grupos de jóvenes y adolescentes, casi termina en una trágica jornada. El lunes por la tardenoche, una persona alertó al Sistema de Emergencia 911 sobre una trifulca ocasionada en medio de un "picadito" futbolero. El hecho ocurrió en Rosario de la Frontera, donde un menor quedó herido tras recibir una puñalada por parte de otro, acción que expone, una vez más, la delicada situación de inseguridad.
En lo mejor del choque deportivo, una gresca originada por diferencias entre jugadores de ambos conjuntos cortó el desarrollo del encuentro y de inmediato un tenso clima se apoderó de la situación. Palabras e insultos de ambos lados empezaron a cruzarse y no tardaron en pasar a la acción física. En medio de la trifulca un menor sacó un cuchillo para clavárselo a otro, quien tuvo que ser trasladado en ambulancia al hospital local.
Una de las personas que advirtió sobre la violenta situación fue el encargado en ese momento del Complejo Municipal de esa localidad. Al llegar al centro asistencial al menor le diagnosticaron herida cortante con hemotórax de un centímetro de longitud, línea axilar media, quinto espacio intercostal izquierdo, estable al momento del examen.
En medio de la retirada tras observar la presencia policial, uniformados lograron la demora de tres adolescentes, uno de ellos tenía en su cintura un cuchillo, arma blanca que fue secuestrada. Desde el Juzgado de Garantías y Menores 1ra Nominación ordenaron la detención de los sospechosos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora