*

Carta de Lectores

Carta de Lectores

Escribir sirve de terapia

 

 

Señor Director:

 

Además de ser una de las actividades más nobles del ser humano, escribir sirve también de terapia. Tal fue mi caso, cuando a mediados de 2001, avisado por los médicos de la inminente e irremediable partida de este mundo de mi padre, lleno de angustia escribí como consuelo la siguiente nota, que deseo compartir. La misma se titula “Vuelo de esperanza”, y dice así: “El tiempo pasa, se van los años y me llaman viejo. No sé si eso está bien, o quizás no lo entiendo, pero, créeme, te diré lo que siento: envejecerán mi piel, sí, mis huesos, perderé la vista o el habla, olvidaré quién soy, pero no me haré viejo, puesto que no soy lo que ves, sino, lo que llevo adentro. Y allá adónde vamos, no lo olvides, no existe el tiempo. Nosotros nos manejamos con horarios, edades, calendarios, pero no es mi caso. O lo admito sólo porque sé que estoy de paso. Por esto mismo es que mis ojos miran y mi alma suspira por lo lejano, aquello que muchas veces tenemos olvidado y es lo que cada fin de año o inicio de un nuevo año viene a recordárnoslo. Nuestra vida es como el revoloteo de un pájaro. Hoy lo vemos, mañana también, luego tal vez no lo veamos, pero tenemos la certeza de que en algún lugar distante, su vuelo sigue realizando. Así me encuentro aquí, en silencio, atrincherado en mi cuartel de invierno, esperando el arribo con tardanza del sol que tanto espero, el mismo que en su destello habrá de conducirme en raudo vuelo, a dar cumplimiento a mi esperanza de encuentro con el más sagrado misterio, dejando en quienes me conocieron, grabada para siempre en el recuerdo, la singularísima, inolvidable y querida imagen del abuelo”.


 

Daniel E. Chavez DNI 12.161.930

47 años del centro vecinal del barrio Kennedy

Señor Director:

 

Después de casi cuatro años (1966) de sacrificados trabajos de construcción de las 80 viviendas programa Esfuerzo propio y ayuda mutua (Epam), el 21 de febrero del año 1970 constituidos en asamblea general en el obrador, (hoy plaza Solidaridad) adjudicatarios y propietarios del complejo habitacional, proponen tratar el nombre y la creación del centro vecinal, evento que da formalidad a la participación democrática de los vecinos, con la presencia de un 66% y autoridad de la Dirección de Promoción Social y Asistencia de la Comunidad, señorita Martha Suárez, se da inicio a la asamblea previo la designación de la mesa de conducción, recaída en laos vecinos Leopoldo Carrizo, presidente, y  Carlos Ponce, secretario. Como primer punto la mesa informa que habiéndose encargado con anterioridad a los vecinos Villena, Cuevas, Borja, Carmen Espinoza y Ponce, la confección de un estatuto, el mismo es presentado con 52 artículos y después de la lectura y análisis del mismo se da por aprobado. Acto seguido  presidencia propone la designación de los miembros de comisión directiva, conforme a lo determinado en el estatuto aprobado. Los vecinos solicitan un cuarto intermedio de quince minutos, cumplido el tiempo se presenta una lista encabezada por el vecino Cornelio Mamani, siendo la única y puesto consideración de los asambleítas se aprueba. Como punto seguido los vecinos manifiestan la necesidad de identificar a este barrio naciente, para ello proponen  varios nombres: Nicolás Avellaneda, Juan M. de Rosas, J.F. Kennedy, 28 de Noviembre, después de distintos criterios  por amplia mayoría se aprueba el nombre de J. F. Kennedy surgiendo así en la ciudad de San Salvador de Jujuy este populoso barrio  que llevaría el nombre de barrio y centro vecinal J. F.Kennedy. Es aquí que a partir del mismo momento, surgen idearios de la búsqueda de una mejor forma  de vida en bien de todos, pensando en el desarrollo y progreso del sector comunitario. Se comienza a trabajar en las problemáticas de la zona, y tomar la importancia de los individuos de darse cuenta que la suma de sus esfuerzos lleva a la cohesión, la unión y la organización de la comunidad. La “solidaridad” tiene una alta vinculación con la “responsabilidad social” y con la “ética”, toda persona que pertenece a un grupo social y habita un determinado lugar tiene una responsabilidad social tácita para con sus semejantes desde el lugar y el rol que cumple dentro del entorno, tomando conciencia de esa responsabilidad. Cuando un grupo de vecinos decide asumirla, se organizan y crean un centro vecinal. En bases a estas premisas paulatinamente se fueron dando acciones con gestiones ante los entes gubernamentales, tales como el asfalto, cordón cunetas, tendido de la luz eléctrica, gas, agua y progresivamente se fue dotando al barrio un perfil de avance, contando con un centro de salud dar vida a los espacios verdes, con juegos infantiles, con una plaza y complejo deportivo. Indudablemente que la mente de cada vecino fue ideando la formación de los hijos que hoy este barrio cuenta con profesionales en distas ramas y la bendición de Dios al tener dos sacerdotes semilla del barrio. Feliz aniversario centro vecinal J.F. Kennedy.


 

 

Jaime V. Villena, vecinalista

Ediciones Anteriores

Enero de 2017

LMMJVSD
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
cargando...