Productores de yerba mate y té de Misiones y Corrientes lanzaron ayer un paro con piquetes en reclamo de mejores precios para la materia prima y en protesta contra el pago en cheques de hasta 200 días por parte de la industria manufacturera.
Los productores salieron a cortar parcialmente las rutas nacionales 12 y 14 en las dos provincias para hacer oír su reclamo, que consiste también en una modificación de la ley que regula al Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym).
La protesta incluye el bloqueo a los camiones que salen de diferentes ingenios yerbateros en las dos provincias del nordeste argentino con yerba elaborada hacia los grandes centros de consumo, lo que podría generar escasez en los próximos días si la medida de fuerza se extiende.
Las dos provincias litoraleñas producen cada año unos 250 millones de kilos de yerba mate elaborada destinada al mercado interno, según datos del Inym.
Los yerbateros están disconformes con el precio de 4,80 pesos por kilo para la hoja verde y la canchada (yerba seca, sin moler) que fijó Nación a través de un laudo en abril pasado.
Ese precio de 4,80 pesos implicaron una recomposición del 12% respecto del año pasado si se tiene en cuenta los últimos incrementos en el valor de los combustibles y el aumento del 30% que acordaron los empleados rurales en paritarias.
El presidente de la Federación Agraria en Misiones, Jorge Butiuk, señaló que los productores exigen la reapertura del laudo, para llevar el precio sostén a una cifra cercana a los 7 pesos por kilo de hoja verde.
Además, los productores pretenden una modificación de la ley orgánica del Instituto Nacional de la Yerba Mate, para que se elimine el requisito de unanimidad para fijar precios, lo que en los hechos da preponderancia a los ingenios.
Y por otra parte, buscan que el Gobierno y el Inym garanticen el pago al contado o con plazos razonables (no mayor a sesenta días), dado que los empresarios molineros están pagando con cheques de hasta 200 días de plazo, lo que destruye la rentabilidad del sector.
Según datos del Inym, el ingreso de materia prima a los establecimientos de secanza viene mostrando una baja de 20 millones de kilos de hoja verde en la región productora en lo que va del año, con un total de 189,9 millones de kilos entre enero y abril.
Los productores habían intentado realizar la medida de fuerza la semana pasada pero, según Butiuk, la institución "liberó a todos los camiones para que circulen sin fiscalización" y también hubo "apoyo de la Gendarmería".
Los productores esperan que el ingeniero Alberto Re, que asumirá hoy como presidente del Inym, los apoye en la histórica lucha contra los establecimientos de manufactura que controlan el mercado.
"Tenemos muy buenas expectativas, vamos a ver qué ocurre a partir de mañana. Por hoy, paralizamos totalmente la cosecha", dijo Butiuk.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...