*

Advertencia para Erdogan

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (Apce) advirtió ayer a las autoridades turcas que el intento de restablecer la pena de muerte en el país euroasiático es "incompatible" con su presencia en esa organización, cuya razón de ser está en la defensa de los derechos humanos.

"Restablecer la pena de muerte sería pura y simplemente incompatible con el mantenimiento de Turquía dentro del Consejo de Europa", dijo en un comunicado el ponente general de la Apce para la abolición de la pena capital, Yves Cruchten.

El legislador socialista luxemburgués hizo esta advertencia a las autoridades turcas ante las informaciones de que el presidente, Recep Tayyip Erdogan, está considerando la posibilidad de organizar un referéndum para volver a instaurar la pena capital.

El Consejo de Europa, constituido por el Tratado de Londres el 5 de mayo de 1949, es la más antigua de las organizaciones que persiguen los ideales de la integración europea, y es asimismo la única que integra en su seno a todos los Estados europeos, con la salvedad de Bielorrusia y la Ciudad del Vaticano.

Tras la victoria por la mínima en el referéndum, cuyo ajustado resultado permitirá reforzar los poderes presidenciales, el presidente Erdogan ha manifestado su disposición a preparar esa nueva consulta.

El general de la Apce hizo notar que actualmente no se llevan a cabo ejecuciones en ninguno de los 47 países miembros y que "el rechazo de la pena capital es un principio fundamental" de la organización, cuya razón de ser es la defensa del Estado de Derecho y derechos humanos.

Según Cruchten, la Apce contribuyó a la supresión de la pena de muerte en el continente, condicionando la adhesión al Consejo de Europa, como ocurrió con Rusia, a la instauración de una moratoria sobre las ejecuciones y al compromiso de abolir ese castigo.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Importante ahora

cargando...