Una propuesta educativa para superar flagelos sociales

El Espacio Joven La Salle es una propuesta de educación no formal destinado a jóvenes de barrios del acceso sur de esta capital, especialmente Malvinas Argentinas y alrededores, en el cual se brindan talleres y charlas para que los adolescentes asistan, sean contenidos y aprendan un oficio o un quehacer con el fin de alejarlos de todas aquellas perturbaciones que acarrea la sociedad.

La drogadicción, la delincuencia y el suicidio son azotes que se ven a diario en la cotidianeidad de estas zonas, por ello, es imprescindible que se enarbolen proyectos como estos para combatir tales problemáticas.

Otro factor determinante y estrechamente relacionado con lo nombrado anteriormente es la pobreza, llama la atención que en estos sectores se ve más participación comunitaria que del Estado.

Por estas circunstancias es que surge el Espacio Joven La Salle. Oficialmente en Jujuy nació en mayo del año 2013 y es un proyecto que pertenece a la comunidad La Salle que se desarrolla en todo el país brindando educación formal y no formal en todos los niveles y en niños, jóvenes y adultos de diferentes provincias de la Argentina.

La sede de la institución está ubicada en la escuela La Salle, en Roberto Sancho 3470 del barrio Malvinas de esta ciudad.

 

En diálogo con El Tribuno de Jujuy, uno de los referentes de esta institución, Eduardo Torres dijo que "nosotros veíamos que en nuestro barrio las situaciones de pobreza, marginalidad, la deserción escolar, los altos índices de suicidio eran muy elevadas y estaban llevando al abandono a todos los pibes". Además mencionó otra problemática vinculada a esa realidad al explicar que, "algo muy determinante en todo esto es el consumo de sustancias, al decir eso me refiero al consumo principalmente de pasta base. Todo eso destruye las familias y el entorno. Entonces nos juntamos y decidimos intervenir en ellos para darles nuevas oportunidades".

La propuesta de este espacio no sólo va destinada a personas escolarizadas sino también a todos aquellos que deseen sumarse. Se trabaja allí de forma mancomunada con la escuela La Salle que está situada en el barrio Malvinas.

La esencia de estas actividades se centraliza en los diversos talleres que ofrecen a los jóvenes que van desde los 12 años hasta los 30. Cada educador cumple un rol y es el encargado de dar los talleres. Llaman educadores no sólo a los profesionales que brindan su experiencia sino también a los voluntarios que se fueron sumando y saben sobre un oficio que comparten con sus alumnos.

Dar nuevas oportunidades

Sobre los primeros pasos que dieron en este espacio, Torres manifestó que "notamos un Estado ausente, que no llega a estos lugares por eso empezamos a participar y lo hicimos desde la educación. Convocamos a todas las personas que trabajaban de forma voluntaria en distintas arterias del barrio y alrededores, y nos organizamos para crear un proyecto", afirmó.

Sostuvo que esta idea no solamente incidió en los alumnos sino también en los educadores porque a base de experiencias y vivencias fueron conceptualizando ideas que se aplican a diario en cada joven que asiste al espacio educativo. "Nadie sabía cómo recuperar a un pibe pero fuimos aprendiendo y cuando los empezamos a conocer nos dimos cuenta de todos los problemas que ellos tienen y a partir de eso trabajamos", agregó.

Sin embargo, comentó que muchos tienen la idea de que los jóvenes sólo se dedican a los malos hábitos, pero aseguró que a medida que se conoce a esta población se topan con realidades muy distintas. Explicó que por ejemplo a muchas personas se las excluye o no se les brindan las mismas oportunidades para integrarse en el ámbito laboral.

Para sumarse a esta propuesta se encuentra disponible la página de Facebook: Espaciojoven La Sallejujuy.
 

 

Talleres y acciones de integración con jóvenes

El trabajo educativo que llevan a cabo los educadores del Espacio Joven La Salle se materializa mediante charlas y talleres. 
Estas actividades se desarrollan en tres lugares. Uno es la institución educativa La Salle, otro es la Biblioteca “José de San Martín” del barrio 13 de Julio y el otro se denominada la “Casa Educativa de la Dignidad”.
Trabajan con adolescentes de todas las edades, hay tres grupos. Uno que se desempeña con chicos de 12 a 14 años, otro de 14 a 17 años y el restante con jóvenes de 17 en adelante. “Todos ellos nos visitan buscando contención, buscando un amigo, alguien que pueda escucharlos y todo eso lo hacemos a través de los talleres. Incidimos sobre problemáticas como ser la violencia, el suicidio, la drogadicción, el tabaquismo, el alcoholismo, etc.”, afirmó. 
En algunas ocasiones proyectan películas educativas que se refieren a esas cuestiones y desde ahí trabajan para desarrollar cada uno de esos temas, según informó Nicolás Vilca, uno de los educadores de la organización.
Los talleres que brinda el Espacio Joven La Salle son de teatro, de cocina y ciencia, de instrumentos, de electricidad, de ajedrez, de folclore, de rap, de percusión y murga, de vóley, de soldadura, de artes visuales y estética, de circo, de reciclado violeta, de huerta y de baile.
“Le damos mucha atención a lo formativo, estamos permanentemente cerca de cada estudiante para que se comprometan y asistan regularmente a cada taller”, comentó Vilca.

Constancia en la asistencia

Los educadores organizan lo que se va a tratar, y es por ello que necesitan que ellos sean constantes y asistan formalmente a cada taller. En cada espacio, actividad o taller, más allá de tratarse de deporte, música u otra actividad los organizadores intentan tratar todo tipo de problemática, y procuran que cada espacio sea un momento de encuentro. 
“Creemos que no es sólo la enseñanza de cómo jugar al Vóley o cómo soldar sino que esa es una excusa para traerlo al chico. Enseñarles e ir analizando la situación de cada uno para ayudarlo”, señaló Vilca al referirse a la dinámica de trabajo y prioridades.

Proyecto “Mamá Canguro” para las madres jóvenes

Entre las tantas propuestas que brinda el Espacio Joven La Salle se encuentra una denominada “Mamá Canguro”. Esta iniciativa apunta a ofrecerles una colaboración a las madres más jóvenes que asisten a la institución. 
Una de las actividades que desarrollan es la elaboración de pañales ecológicos para abaratar los gastos de todas aquellas que no superan la mayoría de edad, que en muchos casos son solteras y sufren de pobreza. En relación a esto, Eduardo Torres dijo que “la mayoría de los jóvenes que asisten son de escasos recursos, por eso la idea de este proyecto y de los talleres es, además de ayudarlos, que vayan aprendiendo un oficio”, dijo. Dijo que hay chicas que son mamás adolescentes que necesitan buscar recursos y muchas veces está el prejuicio en el que se dice que mujeres jóvenes no pueden educar a un bebé, y ante eso surgió la iniciativa. “Por eso varias mujeres se juntan acá y entre ellas arman proyectos y tienen iniciativas para salir adelante”.

 Las diversas acciones y colaboraciones que realizan

Otras de las acciones que llevan adelante desde Espacio Joven son el comedor para adolescentes y jóvenes, el consejo de promotores ambientales, puntos de orientación, clases de apoyo, juegos didácticos, el grupo “Mamá Canguro” y otras que van surgiendo a lo largo del año. 
Por ejemplo en enero participaron en la ayuda a los pueblos que sufrieron inundaciones en el norte colaborando con ellos, en esa travesía trabajaron junto a la Fundación “Sí”. También organizaron colonias de vacaciones para niños y adolescentes del barrio Malvinas y alrededores.
“Yo soy tallerista, doy varios talleres, entre esos el de soldadura. Lo bueno que tiene este taller es que asisten chicos que van a la escuela y otros que no pueden ir. Van jóvenes con muchos problemas, particularmente hacer esto me gusta mucho, el hecho de darles un punto de referencia y hablar con ellos me hace muy bien”, afirmó Nicolás Vilca.
Consideró que la soldadura es un oficio que les puede servir de mucho para encontrar un trabajo o hacer trabajos en la casa. Debido a que a muchos padres no les alcanza, los motivan para que hagan algún trabajo con soldadura y lo vendan para ir juntando de a poco el dinero necesario para comprarse lo que necesitan y no salir, por ejemplo, a robar, explicó el tallerista Sergio Troncoso. 
Sobre su experiencia como educador sostuvo que la idea es mantenerlos entretenidos, que se sientan partícipes de ese proyecto. Explicó que al ingresar se dio cuenta de otra realidad ya que antes tenía otra perspectiva. “Al estar con ellos encontré algo nuevo, conocí gente, nos capacitamos, hicimos viajes de convivencia y eso me giró la cabeza completamente. Antes uno no le daba importancia a la drogadicción o delincuencia en jóvenes, pensaba que ya no tenían solución pero ahora siento que todos pueden ser mejores personas y alejarse de eso. Me encantaría que toda la gente colabore en esto porque realmente es muy importante y ayuda bastante a los chicos”, finalizó.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...