Jasy Memby presenta "10  años de fiesta" en el Mitre

La idea de un espectáculo integral habla de la proyección del dúo, que le pone toda la energía a un producto que a esta altura, ya no es sólo música. Jasy Memby está cumpliendo diez años desde su formación y aunque desde hace un año que Martín Lazarte y Alejandro Aparicio  (sus integrantes) vienen pensando en el festejo, en un principio no se imaginaron que tenga la magnitud de lo que finalmente tiene.

 

El disco está disponible físicamente y en 77 tiendas virtuales. En algunos casos se puede bajar gratuitamente.

Y es que para celebrar tienen un disco especialmente pensado y editado, por eso su título es "10 años de fiesta", y un show como nunca antes habían preparado que cuenta con la dirección general de Luis Manero.

La cita para presentar este trabajo y festejar, es este domingo a las 21, en el Teatro Mitre.

El espectáculo comenzará en la vereda del coliseo, continuará en el hall del coliseo hasta llegar al escenario mayor. Muchos artistas, técnicos de luces y sonido, y mucha gente que colabora, harán una presentación diferente a la que venían haciendo los "Jasy".

Conversamos con los protagonistas de este sueño, para que nos cuenten cómo están viviendo este momento.

"Hace un año atrás empezamos a juntarnos con Martín a charlar sobre qué íbamos a hacer conscientes de que se venía este festejo de los 10 años. En un principio no pensamos que iba a ser algo con la magnitud que terminamos haciendo, y tampoco pensábamos que íbamos a hacer un disco para esta oportunidad. No era la idea inicial, pero se dio sobre todo para que marque la conclusión una etapa y el comienzo de otra", empieza contando Ale.

"Estuvimos varios años haciendo pruebas con discos carnavaleros, que sacábamos entre disco y disco ( de los editados oficialmente), y nos dimos cuenta que era ese el perfil de lo que queríamos seguir haciendo siempre, quizás no completamente, pero es lo que nos gustaría trabajar más a fondo", dice Ale, sobre ésta decisión para el comienzo de la nueva etapa de la que hablan.

Y Martín agrega que "cuando comenzamos a pensar cuál era la música no que nos identificaba, sino la que nos era más placentera, concluimos en ésta".

Y entonces Alejandro pasa en limpio el concepto de lo que los motiva. "Nosotros tocamos para la gente", dice firmemente. "Las canciones que escribimos son cosas que nos pasan a todos. La idea era llegar a la gente con canciones nuestras pero con estos ritmos que le gustan a la gente y que nosotros disfrutamos", comenta, " y esa conexión la encontramos plenamente en este disco".

"Cuando decidimos hacer un disco para los 10 años, hicimos una primera reunión en la que no se nos cayó una idea", dice Ale, más adelante surgió la oportunidad de juntarnos nuevamente. Martín había hecho unj montón de tiramisú, para compartir -se ríe-, y esa tarde agarré la guitarra y comenzaron a salir los temas. Siete salieron ese día", cuenta sorprendido, a lo que Martín agrega "parece que no es cuando vos quieras, sino cuando por alguna razón, se enganchan un montón de cuestiones, y las canciones empiezan a salir, fluyen". Y como demasiadas palabras en el marco de la seriedad no son posibles con estos artistas que basan su energía en la alegría, Ale agregó: "o habrá sido el exceso de azúcar".

Lo cierto es que también sucedió algo que nunca antes había pasado. De todas las canciones que surgieron, a los chiocos les gustaron todas, y todas quedaron en la grabación. Les gustaron tanto todas y cada una, que les costó decidir cuál sería el corte de difusión. Antes, cuentan,m que solían grabar muchas cnaciones, de las cuales quedaban la mitad. El disco incluye 13 temas, 8 propios y 5 covers. "Los covers son canciones que nos gustan bailarlas y escucharlas", dice Ale.

Los viajes, los asados, los ensayos, los encuentros para componer, todo para ellos es motivo de disfrute, de risas, de bromas y quizás es eso lo que los energiza. En estos 10 años definieron un estilo, una forma, una estética, y se animaron a todo, bailar, actuar, y hasta sacar de la galera los más originales maneras para conseguir recursos económicos que necesitaron a los largo de su carrera para producirse los discos, los espectáculos, etc. "Vendimos empanadas, tortas, y hasta nos rifamos a nosotros mismos", dice Martín, quien recuerda que el que ganaba nos tenía actuando para ellos donde nos pedían", contó con mucha alegría.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...