Mientras se aguarda el resultado de la autopsia del cuerpo de Carina Drigani Bulla, de 44 años, que apareció muerta el jueves a la noche en la localidad cordobesa de Icho Cruz, la fiscal María de las Mercedes Balestrini encabezó un allanamiento en la casa que la víctima compartía con su novio, Hugo Salas.
El objetivo fue buscar elementos que le permitan corroborar la versión que dio el empresario de 70 años. No obstante, el principal sospechoso es la expareja de Carina y padre de dos de sus hijos, Daniel Baretta, a quien había denunciado por violencia de género, quien ya se encuentra detenido.
Durante el operativo realizado en el barrio General Paz, las autoridades secuestraron y mandaron a analizar una camioneta Renault Duster, el teléfono y otras pertenencias de Salas. También se allanó una fábrica de bolsas plásticas que tiene.
Salas les dijo a las autoridades que el martes a las 16 horas llevó a Carina en su camioneta al consultorio y que cuando regresó, una hora más tarde, encontró que su pareja había desaparecido, que había dejado su celular y la computadora prendida, y que estaba encendido el botón antipánico que había pedido para defenderse de Baretta.
El cuerpo de Carina fue hallado dos días más tarde a 45 kilómetros de ahí.
La fiscal quiere corroborar esa versión a través del celular de Salas, la camioneta y otros elementos que mandó a secuestrar. Pero también ordenó un análisis de las cámaras de seguridad que hay en los peajes de la ruta que une a Córdoba con Carlos Paz.
La abogada de la víctima, Diana Dreller, rechazó un pedido de Salas para que lo defienda y no descartó ninguna hipótesis. "El abanico de investigación es totalmente amplio, circunscribe a todo el fuero familiar de Carina, parejas anteriores, el matrimonio anterior", declaró.
También aclaró que "no hay datos que involucren directamente a la persona que está detenida", aunque se quejó por la violencia de género en Córdoba, donde cuatro mujeres fueron asesinadas por sus actuales o exparejas en los últimos nueve días.
Baretta, que permanece detenido en la cárcel de Bouwer, fue sometido ayer a una pericia psicológica y psiquiátrica. Pese a que su abogado aseguró que estaba trabajando cuando Carina desapareció, todas las miradas apuntaron hacia él, ya que está imputado por violar la orden de restricción que tenía contra la víctima y daños y amenazas contra ella. La mujer, a su vez, tuvo una pareja anterior, con quien tenía otros dos hijos. La Justicia espera los resultados de la autopsia que está realizando el Cuerpo Médico Forense. El cuerpo tenía moretones en las piernas, pero no está claro si esos golpes están vinculados con la muerte.
La víctima hacía más de un año que no convivía con Baretta, con el que tenía dos hijos adolescentes.
La Justicia había ordenado que la mujer tuviera una custodia policial en su casa y un botón antipánico, tras la denuncia realizada contra Baretta quien quedó detenido.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora