*

Juventud Antoniana atraviesa un momento delicado en lo deportivo y con las lesiones
Los dolores de cabeza enJuventud Antonianase están prolongando. A la derrota del clásico con el albo -que aún repercute una enormidad en el club santo- se sumaron las bajas del defensor Carlos Ramadán, con una molestia en una de sus rodillas (anoche se le hizo un estudio) y la del volante ofensivo Ricardo Gómez, que por prescripción médica no puede realizar ningún ejercicio por el término de dos semanas por un traumatismo de cráneo.
Además, están esperando la recuperación del arquero Pablo Lencina, quien tiene una molestia muscular, que arrastra desde la semana pasada, aunque estaría descartado para jugar mañana.
Embed
Estos tres futbolistas se agregaron a la lista que encabeza Gustavo Balvorín, quien por una fisura en su mano derecha ya se perdió los partidos que Juventud, primeramente, empató con San Jorge de Tucumán y el duro traspié frente a Gimnasia y Tiro, en un clásico con una goleada incluida, y aún no se sabe si el goleador podrá volver a jugar.
Otro drama para los antonianos es que por ahora ni siquiera se encuentra entre los dos mejores terceros para acceder a la siguiente fase del torneo Federal A, por lo que su presente obliga a empezar a sumar de a tres, inmediatamente, en el partido que jugará mañana frente a Concepción FC. Todavía no está nada definido por la instancia en que transcurre la competencia, dado que quedan varias fechas por delante, pero el santo se encuentra en un estado delicado y si sigue así el fracaso de otro año deportivo es inminente.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...