Pasó un nuevo año de Juventud Antoniana sin festejos por parte de la dirigencia, ya que tomaron la determinación de no organizar una celebración por el aniversario y hacer oficiar solo una misa, para no exacerbar el clima electoral y para evitar incidentes entre las barras, como los que se sucedieron en los últimos años (sin embargo, los inadaptados otra vez dieron la nota, ya que los festejos de algunos hinchas en la madrugada del jueves en los alrededores del club dejaron como saldo una casa del barrio Hernando de Lerma baleada y cuatro detenidos por portación de armas). De todas maneras, a la fiesta la pusieron los verdaderos hinchas, los que se autoconvocaron para festejar sana y pacíficamente, quienes hicieron a Juventud tendencia en las redes sociales con infinidad de saludos y comentarios en Twitter y los que acompañaron al plantel a Perico, en el amistoso que el equipo de Salvador Ragusa disputó ayer por la mañana con San Martín de Tucumán, en el coqueto predio Los Arcos. Dos partidos jugaron allí el santo salteño y el de la Ciudadela, con victoria de 2 a 0 del ciruja en el partido de los titulares y con una igualdad sin goles en el de los suplentes. El cotejo significó el primer amistoso de pretemporada para Juventud y le sirvió a Ragusa para ir moldeando el equipo del debut ante Zapla por el nonagonal. El once titular antoniano alineó con: Juan Mulieri; Caín Fara, César Albornoz, Juan Pablo Cárdenas y Raúl Gorostegui; Marcos Litre, Diago Giménez, Héctor López y César More; Gustavo Ibáñez y Balvorín; este equipo cayó en el primer juego con tantos de Gonzalo Rodríguez y César Abregú para los tucumanos.
Por su parte, Ricardo Gómez será intervenido hoy tras la rotura de meniscos en su rodilla derecha, lo que le demandará alrededor de dos meses de recuperación. Entre hoy y mañana esperan a Leandro Martínez, el segundo refuerzo santo.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...