Los talibanes atacaron ayer una casa de huéspedes vecina a la sede diplomática de España y fuerzas de seguridad policial respondieron con disparos, acordonaron la zona y tres personas perdieron la vida. Uno de ellos es policía.
La embajada de España en Afganistán no era el blanco del atentado talibán perpetrado ayer en Kabul, anunció el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, y precisó que este iba dirigido a instalaciones cercanas.
"Tras una explosión en un coche, algunos terroristas entraron en una casa de huéspedes cerca de la embajada de España.
El ataque comenzó en el área de Sherpor, en la que se ubican diversas embajadas y edificios gubernamentales, indicó la fuente que rechazó que el ataque esté dirigido a la misión española en Afganistán.
El cuerpo de una víctima yacía en el piso de la vereda cercana a la embajada española en Kabul.
El jefe del Departamento de Investigación Criminal de la Policía de Kabul, Faraidoon Obaidi, detalló que algunos guardias de seguridad de las embajadas realizaron disparos al aire, lo que hizo que la situación sea "confusa" en el área.
Los talibanes reclamaron la autoría del ataque y aseguraron que causaron un gran número de víctimas entre sus objetivos en el lugar y dijeron continurán los enfrentamientos.
"Ayer, varios "buscadores de martirio" (atacantes suicidas) entraron en una casa de huéspedes para extranjeros invasores", indicó el portavoz del grupo, Zabihullah Mujahid.
Entre el martes y el miércoles, un ataque talibán al aeropuerto internacional de Kandahar, en el sur del país, causó la muerte de al menos 68 personas, entre ellas, 39 civiles. Esa fue una de las acciones más significativos de los insurgentes en lo que va de año, cuando han incrementado su control en varias áreas del país, tras tomarlas temporalmente en septiembre pasado. Afganistán vive uno de los años más sangrientos desde 2001, ya que solo en el primer semestre al menos hubo 1.592 muertos y 3.329 heridos civiles.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora