La Universidad de Garissa al norte de Kenia es la única casa de altos estudios que existe en todo el sector oriental de Kenia, país ubicado en el este de África. El centro académico tiene una población de 815 estudiantes, y ha sido hostigada en 11 ocasiones. Un total de 533 estudiantes de la mencionada universidad fueron reportados como desaparecidos por sus familiares, luego del brutal ataque que realizó el jueves pasado la organización terrorista islámica Al Shabaab, con un saldo de 148 muertes.

Durante el atentado del 2 de abril, una decena de hombres armados ingresó en el campus universitario y comenzó a disparar en forma indiscriminada y, al mismo tiempo, detonó varios artefactos explosivos. Al Shabaab reivindicó la autoría del ataque, y por el caso ya hay cinco detenidos. Kenia inició ayer tres días de duelo nacional en memoria de las 148 víctimas, casi todos estudiantes, del ataque en la casa de altos estudios.

La Nación africana, cristiana en un 80%, celebrará la Pascua sumida en el dolor: las misas a través del país estarán dedicadas a las personas asesinadas el jueves dentro de las instalaciones de la universidad.
El presidente keniano, Uhuru Kenyatta, anunció tres días de duelo con banderas a media asta y prometió que su país responderá con la mayor severidad.

"A pesar de la adversidad, no nos hemos plegado nunca, y jamás nos plegaremos a este tipo de actos, y continuaremos construyendo una nación próspera y segura", declaró el mandatario en su primera intervención pública desde el atentado.

Horas antes, los shabaab amenazaron a Kenia con una "guerra larga y espantosa": si Nairobi no retira sus tropas de Somalia, Kenia se enfrentará a un "nuevo baño de sangre".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...