La construcción de la nueva guardia del hospital Joaquín Corbalán, de Rosario de Lerma, costó alrededor de 2 millones y medio de pesos en el año 2014, y cuando fueron inauguradas las obras, el año pasado, recién se dieron cuenta de que no poseía baños y la rampa para la ambulancia está mal construi da.
Por eso, increíblemente, hasta el día de hoy no se puede utilizar el anexo para emergencias.
Desde el Ministerio de Salud se comprometieron a darle solución a estos detalles, que imposibilitan utilizar esta superficie de unos 200 metros cuadrados cubiertos. Pero la realidad muestra una edificación moderna, contigua al viejo edificio del nosocomio, que sigue sin poder ser utilizada. Hace muchos meses que una amplia sala de espera, enfermería, dos consultorios, depósito para residuos patológicos, office, shock room, sala de recepción y acceso de emergencias con zona para estacionamiento de ambulancias están sin poder ser usadas.
"Oportunamente hicimos reparos al personal técnico idóneo para buscar una pronta solución a este inesperado problema de construcción. El ingreso para emergencias solo se puede hacer en un sentido. Es decir que la ambulancia, para salir, debe hacer marcha atrás, con el agravante que la salida a la calle está justo en una esquina y que da a una arteria con doble sentido de circulación. En una palabra, es imposible ocupar la entrada para vehículos de emergencias", contó el médico César Vázquez, gerente del hospital Corbalán.
Pero hay otro detalle llamativo desde el punto de la edificación. Pareciera que quien planificó el portón de acceso no pensó que había una rampa. O sea que la única manera de abrir ese portón es hacia fuera, sobre la vereda.
Al respecto, Vázquez dijo: "Vamos a encontrar una solución. No podemos dejar esta ampliación sin ser utilizada viendo las necesidades que tenemos".
Una rampa peligrosa
La dificultad mayor es sin duda el ingreso de la ambulancia. Incluso para bajar a un enfermo deben tener cuidado de no precipitarse por la rampa.
El diseño estructural fue coordinado por la Secretaría de Obras Públicas de la Provincia y se entiende que cuando se pergeñó el proyecto se pensó en una ampliación moderna y vital para la demanda de sanitaria de la población.
Según el parte de prensa oficial, con fecha 14 de agosto del 2014, el Ministerio de Salud tenía previsto dejar en funcionamiento en esta parte del hospital rosarino, además, un moderno electrocardiógrafo.
Para colmo, el extraño sentido de circulación de tránsito en esta zona hace que sea imposible darle utilidad a la rampa para las ambulancias.
Frente al hospital Corbalán hay un depósito de un corralón que todo el día tiene movimiento de camiones. Y la ampliación se ejecutó justo en una esquina donde van y vienen gran cantidad de vehículos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora