El descubrimiento del mecanismo de la autofagia, merecedor del Premio Nobel de Medicina, podría contribuir a una mejor comprensión de patologías como las vinculadas al envejecimiento y tal vez un día nos permita vivir más tiempo gozando de buena salud, estimaron varios especialistas.
El japonés Yoshinori Ohsumi fue distinguido ayer con el Nobel de Medicina por su investigación de la autofagia, un proceso de limpieza y, sobre todo, de "reciclaje" de las células.
"Los descubrimientos de Ohsumi supusieron un nuevo paradigma para comprender cómo la célula recicla su contenido. Abrieron una senda para entender la importancia fundamental de la "autofagia'' en muchos procesos fisiológicos, como la adaptación a la inanición o la respuesta a una infección", subrayó el Instituto en su fallo.
"Este proceso es muy importante, pues si la célula no es capaz de limpiarse, habrá una acumulación de desechos", explicó Isabelle Vergne, investigadora del CNRS (Centro Nacional de Investigaciones Científicas, de Francia), que trabaja sobre la autofagia.
"Si este proceso se desbarata completamente puede comportar numerosas patologías", agregó. Es el caso de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson, enfermedades infecciosas o diferentes tipos de cáncer.
Pero otras patologías como la obesidad o la diabetes, algunas enfermedades cardiovasculares o intestinales o incluso la artrosis también estarían implicadas.
"La mayoría de las grandes patologías están ligadas a una insuficiencia o a una disfunción del proceso autofágico", señaló por su parte el profesor Guido Kroemer, otro especialista francés que trabaja en el INSERM (Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica francés).
La autofagia (que significa "comerse a sí mismo") es un proceso que se conoce desde los años 1960. Ohsumi identificó los genes esenciales en la autofagia en los años 1990, al experimentar con levadura y demostrar que nuestras células empleaban un mecanismo similar.
El descubrimiento provocó un florecimiento de investigaciones, que por el momento se han limitado a plantas y animales.
"Intentamos comprender por qué este proceso disminuye con la edad y encontrar innovaciones capaces de activarlo para mantener nuestras células en buen estado más tiempo y poder vivir una vida mejor y más larga", señaló por su parte Ioannis Nezis, profesor de la Universidad británica de Warwick.
En la mayoría de las patologías, la autofagia debe ser estimulada, como en las enfermedades neurodegenerativas, para eliminar los agregados de proteínas que se acumulan en las células enfermas.
Ocurre lo mismo para la diabetes, la arteriosclerosis o las enfermedades infecciosas, cuando se trata de estimular la reacción inmunitaria.
"Es más complejo en el cáncer", según el profesor Kroemer, quien precisó que, según el caso, se puede perseguir "estimular o, al contrario, inhibir" el proceso autofágico.
Incluso, trabajos en animales han revelado que los estimuladores de la autofagia podían mejorar la respuesta anticancerígena, por medio de la respuesta inmunitaria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora