La autopsia practicada hoy al cuerpo de la joven encontrada sin vida en el barrio de Taranto, en Orán, determinó que murió por causas naturales y sin presentar signos de violencia. Según informó la Policía, la joven murió por un enfermedad crónica.

"Paro cardiorespiratorio, por síndrome convulsivo derivado de enfermedad crónica de diabetes nivel 1 que desencadenó desnutrición y deshidratación", es el resultado oficial.
La joven -identificada como Yamila Rivero- tenía 17 años y había desaparecido el lunes después de que le dieran el alta en el hospital San Vicente de Paul. Como no se supo más de ella, su pareja de 28 años radicó una denuncia por su desaparición, aportando a la Policía los datos necesarios.
Según dijo, Yamila debía quedarse internada en el hospital porque le habían colocado una zonda. Fue así que su novia se retiró del hospital para volver horas después, cuando se dio con que la jovencita se había ido. A partir de allí la buscó en domicilios de familiares y cercanos con resultados negativos.

El alerta por su muerte había sido dado esta madrugada, cuando fue encontrado el cuerpo en un baldío al final de la calle Perito Moreno utilizado como basural. Lo extraño es que su domicilio no es por la zona y lo último que se supo de ella fue que habría intentado tomar un remís.
Yamila tenía un hijo de dos años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora