Una investigación del Laboratorio de Análisis Político del Centro de Estudio e Investigación en Ciencias Sociales (Ceics) sostiene que La Cámpora, por ser una creación superestructural, "sin ninguna base social que la sustente", está condenada a la disolución, luego del recambio presidencial.
Fabián Harari, doctor en Historia y responsable de la investigación del Ceics, sostiene que se han construido dos mitos sobre esta agrupación.
"Primero -sostiene-, el de la propia Cámpora: que ellos son herederos de organizaciones de la resistencia peronista y de los 70, básicamente, de Montoneros.
La otra es la de sus críticos, que la han transformado en una especie de soviet o grupo comunista o de izquierda. Ambos mitos son falsos".
El peronismo no es igual a la izquierda y, contrariamente a ambos mitos, no son una organización de masas, no se ha construido de abajo para arriba.
Todos sus dirigentes son gente que ha accedido a niveles de conducción desde sus puestos en el Estado y esa es una diferencia fundamental con todas las organizaciones peronistas hasta los ochenta.
La analogía que puede establecerse es con la coordinadora de Alfonsín, que se rompe cuando abandona la administración porque pierde su razón de ser".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora