Una de las más criticadas causas judiciales llega por fin a juicio oral y público. Desde febrero de 2012 al presente hubo un sinnúmero de diligencias procesales, algunas terminadas en escandalosos fracasos.
El juicio se hará sin la presencia de la madre de Marcela Mamaní, mujer que dejó la vida esperando justicia. Falleció meses atrás sin lograr hallar a su hija, desaparecida hasta el día de hoy y sin encontrar un remedio judicial para la causa.
La Sala III del Tribunal de Juicio estará integrada por los jueces Pablo Farah (presidente), Carolina Sanguedolce y Ángel Amadeo Longarte (vocales) y juzgará desde el miércoles a José Javier Aramayo, quien está imputado como presunto autor responsable del delito de homicidio en perjuicio de Marcela del Carmen Mamaní.
Las audiencias se extenderán hasta el próximo 26. La defensa del imputado estará a cargo de Federico Magno.
Los hechos se remontan a febrero de 2012, cuando la madre de Marcela del Carmen Mamaní denunció en sede policial que no sabía del paradero de su hija desde el 16 de febrero de ese año. Mamaní estaba en pareja con Aramayo, quien la había agredido en varias oportunidades, existiendo denuncias al respecto. Al parecer todas las pruebas giran en torno de imputaciones de terceros, ya que elementos probatorios de peso no existen. No se halló el cuerpo de Marcela Mamaní.
El caso
Marcela desapareció el 16 de febrero de 2012. Era mamá de un niño que entonces tenía 5 años. Los vecinos de José Aramayo, su pareja en ese momento, aseguraron haberla visto ese día en la casa de él en el barrio Pablo Saravia.
Según los familiares de Mamaní, Aramayo la golpeaba constantemente y por ese motivo ella lo denunció y la Justicia dictó una medida de restricción. Sin embargo, ninguno de los dos la cumplió. Aramayo contó en su declaración que la joven vivía de noche en su casa y de día con su madre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora