Uno de los integrantes del triunvirato de la CGT, Juan Carlos Schmid, advirtió ayer que los empresarios "se comprometieron" a discutir el pago de un bono mínimo de 2.000 pesos a fin de año para los trabajadores del sector privado, y consideró que "tienen que ser honestos" y "abrir la billetera". El titular del Sindicato de Dragado y Balizamiento también admitió la posibilidad de que el bono no alcance a todos los trabajadores privados al señalar que "las obligaciones en este país son relativas".
A su vez, el sindicalista Héctor Daer señaló que el convenio firmado entre el Gobierno, empresarios y la CGT en la primera Mesa de Diálogo Social "no está armado para que haya empresarios que se fundan", y aseguró que "si no se cumple, van a existir problemas".
En declaraciones a radio La Red, Schmid recordó: "Los empresarios más importantes del país suscribieron a un acuerdo y se comprometieron a abrir esta negociación que tiene como referencia estos 2.000 pesos". Y agregó que "para que funcione este primer paso" ese sector "tiene que ser honesto", "abrir la billetera" y "cumplir con lo que se ha pactado".
Sin embargo, contempló la posibilidad de que no todos los trabajadores privados puedan acceder al plus al indicar: "Nosotros estamos en un país donde a veces se violan los decretos o no se cumplen las leyes". El gremialista precisó que el cobro del bono "depende de la negociación que se va a abrir en cada sector", y adelantó que en la próxima negociación con los funcionarios, en noviembre, el sector sindical va a "insistir en que se suspendan los despidos y que también se dejen de aplicar las suspensiones, por lo menos por un plazo de 90 días".
Por su parte, Daer defendió el acuerdo con el Gobierno al asegurar que "no está armado para que haya empresarios que se fundan" sino que "esto apunta por sobre todas las cosas a recrear ese consumo y que la economía vuelva a girar".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora