Avenidas, esquinas, baldíos y terraplenes ferroviarios acumulan desechos a la vista de todos, a pesar de los esfuerzos que se desarrollan en la ciudad de Rosario de la Frontera.
Las tareas de Defensa Civil y de la comuna local son más complicadas al momento de erradicar los microbasurales. Preocupa la conducta de algunos vecinos desaprensivos que arrojan en la vía pública toda clase de residuos.
Las advertencias para evitar la propagación de criaderos del mosquito Aedes aegypti parecen no hacer mella en una ciudad en la que el servicio de recolección de residuos domiciliarios funciona normalmente.
Pese a ello, es frecuente observar lugares con escombros, vidrios, basura orgánica y ramas de árboles. "La gente convive con los basurales y los considera parte del paisaje, cuando no debería ser así", manifestó el director de Defensa Civil municipal, Gustavo Sajarevich.
El funcionario agregó que hay una cuestión cultural y de falta de educación que subyace de fondo. "Antes se enseñaba a tirar la basura donde correspondía. Eso ya no corre más: mucha gente tira en cualquier lugar todo aquello que ya no le sirve", dijo.
Otro indicio de esta brecha cultural que se va acrecentando es el poco uso que hacen los vecinos del retiro programado de residuos domiciliarios no orgánicos. Estos desechos aparecen en cualquier lado y a la vista de todos: bolsas con escombros, maderas, muebles viejos, etc.

Microbasurales

Las calles más afectadas son la Lavalle (barrio Los Inmigrantes), Las Carretas (barrios Villa Manuela y El Mirador), Juan Carlos Dávalos (Villa Josefina y zona El Triángulo), Los Españoles (acceso al barrio 180 Viviendas), acceso norte a la ciudad (puente carretero del río Rosario) y la ruta nacional 9, a la altura del arroyo San Martín.
Lo mismo ocurre en los barrios Villa Manuela, Hipólito Yrigoyen, Los Inmigrantes y en la zona centro de la ciudad.
"Se pueden ver todo tipo de residuos que obstaculizan lugares que deberían ser sólo utilizados por peatones", expresó el director de Defensa Civil.

Contra el dengue

En el marco de la campaña para evitar la proliferación del dengue, se comenzará por los cementerios, donde se erradicarán floreros y todo recipiente que contenga agua.
A partir del jueves 17, personal de Defensa Civil procederá a recoger todos los objetos que por acción de lluvia acumulan agua.
"Educar al ciudadano parece una tarea muy ardua y de largo plazo, pero estamos trabajando en la concientización", dijo el funcionario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora