En 1985 sus 1.500 habitantes tuvieron que tomar algunas pocas pertenencias e irse de Epecuén. Esperaban que la inundación, tras una colosal tormenta, bajara, pero no lo hizo. Las aguas se adueñaron del lugar y así permaneció, sumergido, como una verdadera "Atlántida" en medio de la Pampa Húmeda. Pero ahora sus ruinas empiezan a asomar por entre los pantanos y este pueblo fantasma de la provincia de Buenos Aires ve la luz del sol por primera vez en mucho tiempo.
La localidad fue un popular destino turístico de la provincia por estar ubicado junto a un lago, a 550 kilómetros de la Capital Federal. Durante mucho tiempo, los mismos trenes que exportaban cereales a todo el mundo transportaban visitantes desde Buenos Aires a sus balnearios de agua salada de este poblado, donde 1.500 residentes atendían a 20.000 turistas cada temporada.
Su mayor atractivo era el lago, porque tiene 10 veces más sal que el océano, lo que permite que los cuerpos floten de manera inusual, como sucede en el Mar Muerto de Israel. Sus mayores fanáticos era, lógicamente, judíos.
Una gran tormenta, seguida por varios inviernos especialmente lluviosos, hizo que el lago desbordara en noviembre de 1985. El agua superó el muro de contención e inundó las calles del pueblo. Las personas huyeron con las pocas pertenencias que pudieron salvar y en pocos días sus casas quedaron sumergidas bajo casi 10 metros de agua salada.
Ahora el agua se retira, dejando al descubierto un escenario que parece tomado de una película sobre el fin del mundo. Aunque el pueblo de Epecuén ya no existe como existía antes, son muchos los aventureros que se acercan a ver esta nueva "atracción turística" en el corazón de la provincia. Las autoridades turísticas propusieron que se declarara sitio histórico a los restos de Epecuén, para que quedara en su actual estado y fuera visitado por quienes quisieran recordar o conocer cómo era la vida ahí.
Javier Andrés, secretario de Turismo del municipio de Adolfo Alsina, al que pertenece Epecuén, explicó que la villa "estuvo 25 años cubierta por las aguas saladas del lago, pero desde hace diez las sequías facilitaron el retroceso del agua y hace tres el casco de la ciudad apareció transitable".
El paisaje es extraño y desolador. La gente viaja a ver un cementerio, donde muchas de sus tumbas quedaron expuestas, los restos oxidados de automóviles y muebles, casas derruidas y electrodomésticos semisumergidos en lo que hasta ahora fueron pantanos. "Recorrer hoy las calles de Villa Epecuén es transitar por un escenario de devastación total pero que dejó atractivos para el turismo por su singularidad. Por eso estamos tratando de abordar la gestión de las ruinas con el mayor respeto posible", dijo Andrés.
Muchos residentes de Epecuén huyeron al vecino pueblo de Carhué, también ubicado junto al lago, y construyeron nuevos hoteles y saunas para el tratamiento de la piel con barro y agua salada. "Con mucho potencial en lo que es destino turístico, ya que no sólo tenemos a Epecuén con las ruinas y con su naturaleza, sino que también ofrecemos otra alternativas", dijo Javier Andrés,
Hoy, a 30 años, algunas partes de la ciudad todavía se encuentra sumergidas, pero todo el pueblo está en ruina. Un atractivo turístico que buscarán explotar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora