La finalidad es visibilizar las discapacidades y, sobre todo, dar el protagonismo que necesitan y se merecen quienes padecen algún tipo de dificultad.
Ese fue el eje sobre el que la escuela especial rosarina Santa Lucía realizó una maratón como jornada integradora para que sus alumnos formen parte efectiva de una sociedad que, muchas veces, les da la espalda.
La respuesta fue elocuente por la enorme concurrencia de alumnos de distintas escuelas y de la gente que quiso ser parte de las actividades que plantearon las docentes.
Todo se hizo dentro de la Semana de la educación especial. La idea fue que los estudiantes de todas las escuelas compartieran una jornada con los de la escuela Santa Lucía, como una forma directa de disminuir, cada vez más, la brecha que los prejuicios o el desconocimiento los separa.

La jornada especial

La maratón se lanzó con un acto conmemorativo de la educación especial y al que concurrieron autoridades municipales, educativas y cientos de alumnos.
María Elena González, directora del establecimiento, agradeció la concurrencia y destacó la importancia de la inclusión.
"Esta es la edición número 17 que realizamos la actividad. Nos sentimos orgullosos, ya que podemos mirarlos y saber que estamos trabajando por sus derechos. La escuela tiene un rol fundamental: es garante para brindar todas las propuestas pedagógicas para las personas con discapacidad. Que todos permitan al máximo el desarrollo de sus posibilidades es un desafío al que hay que enfrentarse continuamente. Debemos establecer lazos de cooperación y solidaridad, pero por sobre todo incluir a los excluidos", destacó la docente. Y con el lema "Sumate y compartí con los chicos de la escuela especial", comenzó la maratón.
Entre batucadas, payasos, disfraces y mucho color, las calles se fueron colmando de personas que se sumaban a medida que la maratón iba avanzando.
Las expresiones de alegría y baile de los chicos fue emocionante.

El rol de los docentes

Respecto del trabajo de los docentes, la directora de la escuela especial subrayó que "enseñar es hoy una tarea ardua, llena de interrogantes y dificultades. Es un trabajo que se sostiene desde la construcción colectiva entre maestros y su vínculo con los niños, con sus pares y con la comunidad. Avanzar es crear escuelas que eduquen en la diversidad".
González concluyó con una frase para la reflexión: "Todos somos iguales. No importan nuestras diferencias. No caminar, no ver, no escuchar, no son limitaciones. La verdadera limitación es no tener una oportunidad".
Los alumnos asisten a clases de distintas escuelas públicas, potenciando el mensaje inclusivo e integratorio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora